Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Cuatro Estampas de las Elecciones: PP, PSOE, Podemos y Ahora Madrid - Tribulaciones de la Clase Ociosa

Cuatro Estampas de las Elecciones: PP, PSOE, Podemos y Ahora Madrid

May 23rd, 2015

aguirre1Aprovechando la visita de Lucas Barreiro y las fechas inmediatamente antes de la jornada de reflexión, ambos intentamos recorrer juntos un acto de cada partido. Tan pocos días no dan para mucho, de modo que al final hubo que escoger cuatro opciones y fueron esas cuatro. Ahora os narraré la experiencia, las señales y símbolos más importantes que encontramos y, aunque las palabras son mías, las ideas son fruto de los apasionantes debates con él y el análisis conjunto de lo visto. Así que, ya  de antemano, mi mayor agradecimiento para él.

1 – La Fortaleza Blindada: el PP

El acto de Esperanza Aguirre fue más parecido a la entrada de Bárcenas en un juzgado que a la actuación de alguien que está buscando el apoyo de la ciudadanía. Llegó tarde en un enorme bus azul, pero las cosas interesantes habían empezado antes. Nosotros observábamos desde un lateral: ante la puerta un nutrido grupo de periodistas y algunos hombres mayores trajeados, en los alrededores unos pocos curiosos. Y pronto salieron de dentro una buena cantidad de personas, muchas mujeres y todos en general más jovenes, que narraron que los “habían olido” y que por eso los habían hecho salir. Se preparaba una mini-manifestación ante la llegada de Esperanza y el PP había hecho lo más natural a la hora de conectar con la ciudadanía: echarla.

Inevitablemente, a la llegada de la candidata, el recibimiento fue caluroso: pancartas, camisetas de la PAH, gritos de “fuera, fuera”… y ella, rodeada de sus pocos simpatizantes y la nube de cámaras y fotos cruzando a toda velocidad la distancia del autobús a la entrada del centro cultural, al cual no se permitió que nadie de fuera entrase. Puro contacto humano. Lamentablemente, la estampa del PP no tiene mucho más: el poder, atrincherado y denunciado por la ciudadanía.

Uno casi podía imaginar que, en vez de un pelo rubio atisbado entre las masas, acababa de pasar un monarca del siglo XVIII, huyendo de un pueblo que reclamaba libertad, igualdad y fraternidad. En cuanto a lo que dijo y demás, está colgado en internet, de modo que poco puedo añadir a lo que allí se vea.

2 – El Clásico del Siglo XX: el PSOE

angel-gabilondoEl acto de Gabilondo en el centro cultural de Móstoles tuvo todas las señas esperadas de un meeting. Las puertas abiertas de par en par, la parte baja del auditorio llena con gente sentada ordenadamente en las butacas y unos pocos de pie, la parte de arriba casi vacía; muchas banderitas, algunas autoridades (como el alcalde de Móstoles) y una tarima en el escenario con Gabilondo hablando largo y con calma. El alcalde había hablado antes pero, lamentablemente, de un acto al otro lleva tiempo el transporte, de modo que nos lo perdimos.

Fue un buen discurso, con las referencias emotivas al papel de los abuelos y la familia, los momentos de risa con la crítica un poco irónica, los momentos de exponer argumentario, los guiños y apoyos al alcalde en campaña y unos pocos pero contundentes ataques al PP. Eficaz, directo, honesto y cercano, era exactamente lo que el auditorio esperaba encontrar. No se escondía del público, no cerraba el acceso a nadie ni expulsaba a los disidentes, sino que hizo un educado llamamiento a la defensa de lo público, a la diversidad, etc.

En resumen, fue un buen discurso para un candidato del siglo XX. Un perfecto ejemplo de la democracia tradicional en funcionamiento: nada de pantallas ni elementos externos, un público que ya estaba convencido antes de empezar, un discurso personal y emotivo con el que era fácil involucrarse… pero ninguna novedad ni adaptación. Podría haber sido un discurso de Felipe González en el año 85, por ejemplo, y nada hubiera sonado fuera de lugar. Un buen discurso socialdemócrata clásico, con todos los puntos comunes y técnicas de toda la vida, pero falta de garra y vitalidad actual: puede llamar lo que quiera al papel de la clase trabajadora, a la honestidad de los ciudadanos de clase media y baja y sus dificultades, pero es un discurso que las élites han usado desde hace mucho.

Gabilondo, lamentablemente, llega con las herramientas de hace 10 años a un debate en pleno siglo XXI y, entre otras cosas (como un partido destruido) carece de la fuerza real para ganar las eleciones, sólo le queda no hundirse y poder jugar un papel importante a la hora de pactar.

3 – Al Asalto de las Instituciones: Podemos

iglesiasAl día siguiente, viernes, tocaba el acto de clausura de Podemos: en el exterior, un parque en frente de la céntrica estación de Príncipe Pío, no lleno a rebosar pero si muy concurrido. Frente a los tres grupos claramente distintos del acto del PP (protestantes, medios de comunicación y afines) y el conjunto más homogéneo del PSOE (apoyos clásicos y obreros, de mediana edad o algo más en general), Podemos reunió un grupo de lo más diverso: muchos jovenes de ambos géneros, pero también niños pequeños, adultos e incluso gente mayor. Y, frente a la no-conferencia del PP (con todo el mundo fuera) y la conferencia institucional del PSOE (hablo el candidato y el alcalde, probablemente no mucha más gente), Podemos puso en el escenario al candidato a la comunidad, pero también a una enorme cantidad de personas de Podemos de distintos rangos (incluso subió, en un breve momento, Monedero aunque ya no es parte del partido). Más que un meeting, tuvo la estructura de un concierto de masas: mucha gente poco conocida preparando al público como teloneros con breves intervenciones (más arenga que otra cosa, con mucho llamamiento a la decencia y al cambio y mucho gritar “si se puede”) para lentamente aproximarse a los pesos pesados: Bescansa, Errejón, López Rodrigo y, finalmente, Iglesias como plato principal.

La calidad del discurso varió, como es lógico, de orador a orador, pero inevitablemente el nivel de Errejón (claro y directo) e Iglesias (en el que me centraré) superaron a los demás, aunque López Rodrigo consiguió tejer una imagen muy interesante de diversidad de fuentes, de contacto y de perfil humano. Pero, para no alargar este post demasiado, centrémonos en Iglesias.

Primero, Iglesias lanzó el partido al asalto. Tras un comienzo emotivo dedicado a Tierno Galván, la mayor parte de su presentación no fue una defensa del programa de Podemos o de sus iniciativas (más presentes en las otras intervenciones), sino un ataque directo a todos los rivales: al PP especialmente (corrupción fue la palabra clave, pero no única), pero también al PSOE (vinculando a Gabilondo con la tradición gris del partido e, indirectamente, con la corrupción en el mismo) y a Ciudadanos (el PP con otro color, en sus palabras). IU y UPyD ni aparecieron pero, tal como van estas elecciones, tampoco pintan demasiado en cualquier caso. El ataque, en los tres casos, fue brutal, directo, sin cuartel, apoyado en datos y con una evaluación bastante acertada para destacar las debilidades de esos partidos. Las instituciones se conquistan y la intervención de Iglesias fue una batalla en toda regla.

Pero hay una segunda cosa interesante, probablemente más incluso: Iglesias situó a Podemos básicamente en el sitio que ocupa el PSOE. Sin ambages, reclamó para si la tradición “honesta y decente” de la socialdemocracia frente a un PSOE que se habría ido acercando a la posición del PP y traicionando sus bases. En sus palabras, literalmente, “votar socialista es votar morado”. Podemos completa así una lenta transición desde la izquierda más fuerte y rompedora a una posición de centro-izquierda más tenue y moderada que busca atraer un más amplio espectro de votantes y no causar miedo a ninguno que no sea de la vieja casta.

Podemos, así, se desvincula y renueva en una estructura más tradicional y ocupando una posición más habitual. Por mucho que hablen de cambio, sin embargo, aunque es real no es ni de lejos tan profundo ni de tanto calado como el que se gritaba desde el 15-M.

4 – La Fiesta: Ahora Madrid

carmenaUna vez más, ir de un acto a otro lleva tiempo, de modo que cuando llegamos a Vallecas para el acto de Ahora Madrid ya estaba hablando Carmena y probablemente nos perdimos la mitad. Y, por lo mismo, también acabamos bastante lejos del palco y se veía menos lo que ocurría, pero se oía bien claro.

Carmena no atacó a los rivales, no tuvo grandes interrupciones de “si se puedes” ni nada por el estilo, habló de implicación, de diversidad y contactó con la gente en un ambiente que más parecía la fiesta del barrio que un meeting político tradicional. En sus palabras, en el estilo y en el ambiente flotaba no un partido, como ella bien señaló, sino un movimiento social organizado. En frente de la jerarquía creciente del acto de Podemos (yendo del más pequeño a Iglesias), la opacidad del PP y el clasicismo del PSOE, Carmona habló con la gente de tú a tú, o, mejor dicho, de nosotros. Sonó más cercana, más implicada y más conectada con el mundo que todos los anteriores, con comentarios y bromas que no sonaban tan preparadas y una sencillez que superaba el desprecio de Aguirre, el estilo de profesor de Gabilondo o la ligera prepotencia combativa de Iglesias.

Su contenido fue más o menos similar al de Podemos (sin la parte de ataque): mucho ensalzar la diversidad y su defensa, algo de programa, algo de cercanía… pero, en su persona, era el entorno el que daba vericidad a su contenido. Frente al meeting 2.0 de Podemos, novedoso y adaptado a los tiempos, Ahora Madrid hizo un encuentro donde casi daba la sensación de que se trataba más de una conversación que una arenga o un proceso de convencimiento. Y, cuando ella enfatizaba la parte de la participación ciudadana en la acción política del ayuntamiento, realmente sonaba sincera en mayor medida que Podemos, cuya estructura se ha ido alejando de los círculos. Un mucho mejor acto político, seguido por la música del coro de Ahora Madrid y de otros voluntarios (aunque el tipo de la guitarra hizo un buen esfuerzo para que la gente se marchase…).

Las conclusiones, de esto y de mucho más, nos tocan sacarlas a todos ahora en la jornada de reflexión. El domingo, tendremos la respuesta sobre el resultado del choque entre nueva política y vieja política, pero sin duda los encuentros han sido muy ricos e interesantes, mucho más de lo que se puede transmitir en un único post.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de las campañas de los distintos candidatos? ¿Y cómo han sido en otras Comunidades?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: