Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

¿Hay Libertad en la Red? - Tribulaciones de la Clase Ociosa

¿Hay Libertad en la Red?

July 26th, 2011

Este post es heredero de una conversación que tuve hace un par de semanas, de la que desgraciadamente recuerdo menos de lo que debería. En cualquier caso, responder a una pregunta como esa es enormemente difícil, porque un valor como la libertad está intrínsecamente unido a otros muchos, que se entremezclan y relacionan. Por ello, creo que lo mejor es ir viendo y discutiendo distintos argumentos en contra, y de ahí al final surgirá una conclusión.

El primer argumento en contra que conozco es que gran parte de la red está cerrada a cualquier usuario concreto: los bancos de datos de las empresas, las intranets de los gobiernos, etc. Eso hace que la topografía de la red quedé enormemente segmentada, y limite muchísimo el acceso a los individuos. Pero no creo que esto sea una limitación real a la libertad, sino una manifestación de otros valores concretos como son la propiedad privada y la intimidad. Al fin y al cabo, si paseamos por una ciudad cualquiera descubriremos que la mayor parte del espacio está cerrado con llaves que no tenemos, y no nos parece eso una merma de nuestra libertad.

El segundo argumento es el uso desigual que se puede hacer de la red. Desde que se creó, el acceso a la información que tenemos ha incrementado enormemente, con herramientas como Google o la Wikipedia. Sin embargo, el acceso a la información que tienen de nosotros las empresas y otros agentes ha aumentado muchísimo más rápido y muchísimo más a fondo gracias a la minería de datos y elementos similares. Esto, que es una triste realidad, no es sin embargo una demostración de carencia de libertad en la red. Como en todo campo social, hay actores más poderosos y otros menos poderosos, y los que tienen más capacidad de actuar pueden hacer mejor las cosas y con más información. Es cierto que la red no es igualitaria, pero no por ello es menos libre.

Otro argumento consiste en que en una misma búsqueda (por ejemplo, en Google) dos personas no obtienen los mismos resultados ya que el buscador usa las cookies del ordenador para buscar los resultados más afines con el usuario. Sin embargo, esto no es una limitación real de la libertad de la red, ya que ambos usuarios pueden realizar la acción y el resultado es obtenido con el mismo mecanismo, aún cuando sea diferente; la red no discrimina entre un usuario y otro, sino que ajusta sus resultados de modo mecánico a quien es quien.

También se ha argumentado que la red no es libre, porque exige un precio de entrada: habilidades de manejo, posesión de un ordenador, conexión. Cualquier avance tecnológico exige un coste, para poder beneficiarse de sus productos, pero la restricción de acceso no limita la libertad del soporte una vez dentro. Puede ser un acceso censitario (aunque, cada vez, resulta más cómodo, fácil, común y barato), pero una vez dentro no discrimina entre usuarios y por tanto salvaguarda la libertad de los mismos.

Finalmente, el último argumento que conozco es que la neutralidad de la red, y con ello su libertad, está cada vez más comprometida por medio de leyes como la Ley Sinde, o similares. Esto sí es indudablemente una amenaza real a la libertad en la red, pero no surge de la red misma sino del poder que los gobiernos puedan ejercer sobre ella por medio de presiones sobre los pocos proveedores de internet que manejan el tráfico mundial. Como siempre, el Estado puede ser salvaguarda de la libertad, como puede ser su más férreo enemigo.

Sin embargo, aún la capacidad del Estado es limitada a la hora de controlar el acceso a la red a usuarios que conozcan una serie de herramientas en la misma. Y estos usuarios tienden a hacer más común y fácil el saltarse las reglas para los demás (los famosos cracks de los videojuegos, por ejemplo, hacen que no necesitemos ser hackers para piratear uno). Además, siendo como es el producto más global del mundo, cortar la red o limitarla desde un Estado es enormemente problemático (especialmente desde un país democrático con valores como la libertad de expresión) dado que es un sector donde es muy fácil cambiar de legislación a la de otro país que sea más laxa. Con lo cual, mientras no exista una legislación global al respecto, la red seguirá siendo básicamente ingobernable para la mayoría de los Estados concretos, y aún los que lo intenten, sólo lo lograrán en sus propios territorios.

Así pues, mi conclusión personal es que sí, la red es libre. No es igualitaria, ni carece de juegos de poder y diferenciales de acceso, pero ello no entra dentro de lo que hemos definido hasta ahora como libertad en las sociedades modernas. Quizás la definición esté equivocada, en ello no voy a entrar hoy, pero siguiéndola la red es, hoy por hoy y pese a los intentos, uno de los productos tecnológicos con mayor libertad del mundo.

Costán Sequeiros Bruna

Estos son los comentarios del antiguo blog:

post 92

Y tu, ¿qué opinas de la libertad de la red?

Comments

One Coment

RSS

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: