Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

(No)Luchando contra la pobreza - Tribulaciones de la Clase Ociosa

(No)Luchando contra la pobreza

March 26th, 2018

pobrezaEn teoría, se supone que vivimos en un Estado del Bienestar, lo cual garantizaría que el sistema social como conjunto se esfuerza por redistribuir la riqueza. Sin embargo, aunque la lucha contra la pobreza es un objetivo social desde hace mucho, lo cierto es que tras la crisis lo que hemos visto es lo contrario, cómo las cases más desfavorecidas empeoraban en su situación económica.

Cojamos una escena habitual y veremos que además, no solo se ha reducido la lucha contra la pobreza sino que además se ha cambiado de hombros. Así, no es poco frecuente montar en el metro y encontrar a alguien pidiendo ayuda. Dado que muchos lo hacen todos los días en ciertas rutas, es de entender que al menos van sacando lo suficiente de la gente que les acompaña en los vagones. Sin embargo, en metro no monta Amancio Ortega o cualquier otro miembro de la clase alta; al contrario, en metro quienes viajan son las clases bajas y medias.

Esto, que sirve aquí como ejemplo/metáfora, es relevante porque es el modo e que funciona la lucha contra la pobreza a nivel estatal. Cuando los ricos evaden impuestos, declaran en otros países o llevan sus fortunas a paraísos fiscales, o cuando simplemente tienen una tasa de impuestos ridículamente baja para sus riquezas, lo que están haciendo es delegar su parte de la carga sobre las clases medias. Es el rico que no va en metro quien, con lo poco que aporta a las arcas comunes, el que espera que sean los demás pasajeros del metro los que ayuden al necesitado.

Sobre esto hablaba hace unos meses cuando decía que se había roto el contrato social. A las élites se les llena la boca hablando públicamente de su país (España, Cataluña, el que sea según la élite que cojamos) pero a la hora de la verdad, no ven el país y su gente como un fin en si mismo, sino como un hucha que ir saqueando. Como dicen al principio del programa de Salvados de historias cotidianas, Es lo que Hay, las luchas nacionalistas, el odio al extranjero inmigrante y demás son herramientas que usan para asegurarse de que las clases medias y bajas no culpan a las altas de los males que las aquejan, sino que se pelean entre si.

Y, dado que ya nadie es de clase baja porque todos creemos ser de clase media, es fácil actuar contra las clases bajas reales porque nadie defiende ya sus intereses. ¿Dónde están los sindicatos que en teoría defendían a los obreros? Pues corruptos por el sistema, que los ha cooptado para neutralizarlos.

Entonces cojamos unos cuantos datos rápidos. La desigualdad económica es la distancia o diferencia entre los más ricos de un país y los más pobres del mismo, así resumido. Si la economía va mejorando como dicen los indicadores, pero la desigualdad en España no desciende, lo que implica es que no está habiendo suficiente redistribución de la riqueza. En el mejor de los casos, significaría que los ricos y los pobres están aumentando proporcionalmente sus ingresos, de modo que no hay diferencia entre ambos, pero lo cierto es que eso no es necesariamente cierto porque estos indicadores se ven fuertemente impactados por la demografía, y hay muchos más pobres que ricos.

pobrezaSon los efectos de la neoliberalización de la economía. A partir de los años 70-80 en Estados Unidos primero y después Inglaterra, la doctrina neoliberal se ha ido imponiendo. Ahora, la forma de afrontar la situación económica de cualquier país se basa en reducir impuestos, reducir servicios y empresas públicas, y dejar que el mercado “se autorregule”. A menos intervencionismo lleve adelante el Estado, más libres somos todos y mejor funciona el mercado para hacernos a todos felices, o eso se supone.

Pero claro, si el Estado no se dedica a redistribuir, ¿quien se encarga de luchar contra la pobreza? Nadie. En un mercado libre y autorregulado, cada uno compra lo que le interesa, y se espera que los que llevan las empresas busquen maximizar su beneficio todo lo que puedan. Sin leyes ambientales, laborales, etc. que los coarten ni sindicatos que los paren, la única barrera real que tendrían a la hora de crear contratos abusivos es el hecho de que la gente esté dispuesta a trabajar en esas condiciones. Con una sociedad empobrecida y con altas tasas de desempleo, la gente no se puede permitir ser exigente con las condiciones de trabajo que se le ofrecen, sino que tiene que aceptar lo que pueda para poder comer todos los días. Lo cual permite reducir los costes de producción y aumentar la tasa de beneficios. ¿Os suena la situación?

No es ninguna casualidad que el neoliberalismo económico haya creado una situación de shock social para extenderse, ya que según Naomi Klein es como hace siempre. Y un shock por pobreza es tan eficaz o más que el de un atentado o crisis climática, porque además es más fácil sostenerlo en el tiempo (eh, ¡y no es que andemos escasos de atentados y miedos retransmitidos por los medios de comunicación tampoco!).

Así que vivimos en una sociedad empobrecida para que sea más fácil de explotar por quienes están en el poder. Y si la gente no tiene fuerzas u oportunidad para movilizarse en contra porque nos han enseñado que esta es la nueva normalidad, como dice el chico del programa cotidiano de Salvados, entonces tienen la paz que quieren sin tener que luchar contra la pobreza ni la desigualdad. Puede que la lucha contra la pobreza sea uno de los objetivos del milenio de la ONU, pero tan pronto las élites pueden ignorarlo lo hacen. Al fin y al cabo, es más importante enriquecerse un poco más y tener un segundo yate que asegurarse que la gente tenga acceso a una sanidad de calidad, o una buena educación.

pobrezaLo cual, todo sea dicho, es de una enorme miopía y cortoplacismo por parte de las élites. Si se han erradicado enfermedades y ha mejorado la salud de los ricos es porque se eliminaron para toda la población, sino los ricos estarían igual de sujetos a las enfermedades que los demás, ya que les contagiarían todas las personas que los rodean continuamente (camareros, limpiadores, etc.). Si las empresas venden es porque las clases bajas y medias tienen capacidad adquisitiva para comprar. Si los modelos económicos avanzan hacia sistemas donde el conocimiento es riqueza es porque pueden aprovecharse de sociedades cada vez más educadas y formadas. Y así con todo.

Pero esa miopía cortoplacista de las élites no es nada nuevo y los medios que tienen para explotar al resto de clases siempre aumentan. Solo la confrontación con ellos puede permitir luchar por derechos y mejorar las condiciones sociales, ya que si por las élites es, no cederían ni un mendrugo de pan para que todos pudiésemos comer. La lucha contra la pobreza no es su guerra, al contrario, la pobreza es su arma de control.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas sobre la lucha contra la pobreza?

Leave a Reply

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies