Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

El revisionismo histórico

June 24th, 2020
El revisionismo histórico muestra que el pasado es parte activa del presente.
El revisionismo histórico muestra que el pasado es presente.

La historia es un elemento vivo de nuestro presente. De hecho, muchos de los dichos comunes la incluyen de un modo u otro: “quien no conoce la historia está condenado a repetirla”, “la historia la escriben los vencedores”, etc. Esto implica una cuestión central de la misma: que cuando miramos hacia atrás no lo hacemos de modo objetivo.

La razón de esto es que precisamente porque es en el presente cuando miramos hacia atrás, lo hacemos con una mirada condicionada por los prejuicios y nociones del presente, que busca en el pasado respuestas, ejemplos y casos que nos sean útiles ahora. Por ello, el revisionismo histórico es inevitable, es algo que no es ni de lejos nuevo y nos va a acompañar probablemente durante mucho tiempo.

Pongamos primero un ejemplo de revisionismo histórico que es, en principio, neutral hoy en día: la historia del Rey Arturo. En las versiones más antiguas de la leyenda, muchos de los elementos que hoy consideramos habituales no están presentes, y fueron introducidos en versiones posteriores de la misma. Por ejemplo, toda la trama de Lancelot y Ginebra no se introduce en la historia hasta que Chretien de Troyes lo introduce cuando en el siglo XIII está en auge el amor cortés. Reinventa, con ello, la historia de Arturo para introducir en ella las sensibilidades y preocupaciones que en sus tiempos plagan a su sociedad y, al hacerlo, cae dentro de lo que hoy consideraríamos revisionismo histórico. Y si sigues avanzando la historia de Arturo como en el video del link, otros elementos son añadidos posteriormente como la espada mágica Excalibur, el Santo Grial o muchos de los caballeros de la tabla redonda. Especialmente interesante es cómo, con la caída de prestigio del amor cortés y el ascenso de la visión de la infidelidad como algo malo, la propia historia de Lancelot es reconstruida para que no sea el caballero perfecto y sea castigado por enamorarse de Ginebra.

Arturo, Ginebra y Lancelot... un drama fruto del revisionismo histórico que todavía encandila en el presente
Arturo, Ginebra y Lancelot… un drama fruto del revisionismo histórico

Como se ve, por tanto, el revisionismo histórico no es nada nuevo, lleva con nosotros desde el principio de los tiempos y probablemente nos acompañe hasta el final. Porque uno podría pensar que, a mayor cantidad de pruebas, restos y evidencias, más improbable es caer en el revisionismo histórico. Al fin y al cabo, si quedan cronologías, diarios, pruebas, etc. sólidas de cómo fueron los momentos históricos, las figuras que en ellos aparecen serán más claras y más inequívocas. Pero esto tampoco es cierto. Basta con echar un vistazo a la cantidad de películas sobre Robin Hood que se hicieron en el siglo XX y cómo destacan y narran de distinta forma al personaje para ver que seguimos con la misma capacidad de reinventar las historias del pasado incluso cuando, como en el caso de Drácula, la historia original está perfectamente conservada y es accesible a cualquiera que quiera leerla.

Reconstruimos las ficciones del pasado para encajar con nuestros intereses y sensibilidades modernas. Para hacerlas más emocionantes, más trágicas, más “auténticas”, etc. Y si lo hacemos con la ficción, ¿por qué no hacerlo con la historia real?

Toda figura del pasado es objeto continuo de revisionismo histórico. Esto se debe a que todas ellas tienen personalidades complejas que encajaban en el tiempo y contexto en que vivieron, pero que normalmente son demasiado amplias como para transportarse por el tiempo. Es improbable que mucha gente sepa de los amores de adolescencia que pudo haber tenido Hitler, por ejemplo, aunque eso probablemente afectó a su personalidad y trayectoria vital; del mismo modo que no recordamos habitualmente cual era el esclavo favorito de Washington. Las figuras del pasado se narran en relación con los momentos clave de los que fueron parte, no en base a lo que fue el conjunto completo de sus vidas: Hitler y el nazismo, Washington y la guerra de independencia norteamericana. Y esos eventos se narran desde el punto de vista de los intereses del presente. ¿Consideramos el nazismo como algo malo? Entonces Hitler será narrado como un villano. ¿Y consideramos la libertad americana algo bueno? Entonces Washington será pintado como un héroe.

Pero la realidad es que en ambas figuras, como en todas las demás, hay la infinidad compleja de matices que toda persona va desarrollando a lo largo de toda una vida. Y son esos matices los que hacen que cada persona se pueda ver de diversos modos, según donde ponemos el énfasis.

Si en vez de fijarnos en la guerra de independencia nos fijamos en la esclavitud, la narración de Washington será la de un villano; y si nos fijamos en la trayectoria artística narraremos a Hitler como alguien normal frustrado por no poder ser un pintor. Así, cambiando el punto de vista desde el que mira nuestra cámara, cambia por completo el retrato de la persona que estamos mirando porque reinterpretamos su vida y sus hechos en base a un marco diferente.

El revisionismo histórico pone énfasis en dimensiones que la narrativa original había ignorado acerca de los personajes del pasado.
El revisionismo histórico pone énfasis en dimensiones que la narrativa original había ignorado.

El presente está siempre lleno de batallas por el pasado que hemos vivido y cómo lo narramos, porque la legitimidad de una sociedad a menudo se basa en la historia y la tradición. Cambiando su historia y tradición, cambiamos qué se considera válido, lo cual abre la puerta al campo de batalla continuo en torno al revisionismo histórico y la forma “correcta de contar lo que pasó”. Estados Unidos tiene hoy en día abierto ese frente, por ejemplo, con todo el movimiento de Black Lives Matter y la lucha por cambiar la narrativa de los generales del bando confederado a base de derribar sus estatuas o rebautizar las bases militares. Pero no es cosa solo norteamericana aunque ahora llene las pantallas. La lucha en España en torno a sacar los cadaveres de las cunetas o el uso y legitimidad de los símbolos franquistas sigue perfectamente abierto y es un campo de batalla sobre cómo narramos nuestro pasado y cómo lo recordamos.

El revisionismo histórico es, por tanto, parte natural de nuestra sociedad. Incluso los historiadores más profesionales con sus esfuerzos por lograr descripciones objetivas del pasado se encuentran con que a menudo sus trabajos son sesgados por ellos mismos o por aquellos que los leen, de modo que su objetividad se pierde rápidamente al llegar al debate público.

Y, aunque pueda parecer superficial, cosas como luchar sobre si una estatua se mantiene en la plaza central de un pueblo o no, es una cosa importante. Es una muestra de la lucha continua en torno a los símbolos del pasado y lo que ellos representan en el presente. Los símbolos nunca están muertos en una sociedad, sino que identifican ideas, colectivos, formas de vida, de modo que son extremadamente importantes. Cuando usamos el revisionismo histórico sobre ellos, lo que hacemos es narrar de modo diferente lo que esos símbolos significan, con la intención de cambiar el modo en que impactan en la sociedad presente. Véase por ejemplo la continua discusión sobre la bandera franquista usada por ciertos colectivos, frente a la bandera republicana usada por otros colectivos diferentes y, en el medio, la discusión sobre la bandera constitucional actual (que, en el fondo, es la búsqueda de un cierto compromiso entre las otras dos).

Muchos debates presentes importantes, por tanto, se basan en cómo entendemos el pasado y cómo lo narramos. El nacionalismo catalán por ejemplo, ha extendido en ciertos círculos la idea de que Cataluña lleva siglos oprimida por España, que es una ocupación, etc. cuando la realidad histórica es que Aragón se une a Castilla por matrimonio. Pero reabrir ese campo de batalla histórico es útil para construir la narrativa de que Cataluña merece “recuperar su independencia robada” lo cual tiene un impacto importante en el presente de la política catalana y el movimiento independentista, al margen de su acertada o errada descripción de los eventos históricos de los que habla.

Además, los símbolos no son neutrales en base al sitio donde se encuentran. Cuando antes hablábamos de la estatua en la plaza central del pueblo, lo que ahí tendríamos es un caso donde la figura ensalzada en esa estatua está en una posición de respeto, de reverencia, de importancia en el imaginario de ese pueblo. Igual que se les dan nombres de personas importantes que hicieron cosas relevantes a las calles y plazas, para recordarnos sus historias. Es algo en lo que incluso estamos dispuestos a gastar dinero porque creemos que es importante socialmente: y así, el aeropuerto de Madrid se renombró de Barajas a Adolfo Suárez.

La posición de honor y respeto de ciertas figuras es un reflejo del ideario de la sociedad. Ningún americano se sorprendería de ver una estatua de Washington encima de un caballo en una plaza pública, pero sin duda se sorprenderían de ver una de Hitler. Pero a la hora de escoger la posición central, ¿tomamos a Washington, o tomamos a Lincoln? Son dos presidentes, dos generales, ganaron las dos guerras más importantes de la historia norteamericana según su punto de vista… y significan cosas distintas.

El modo en que interpretamos a los personajes del pasado es la clave del revisionismo histórico.
El modo en que interpretamos a los personajes del pasado es la clave del revisionismo histórico.

La realidad es que el revisionismo histórico está continuamente trabajando en este tipo de dilemas. No se trata de olvidar el pasado, porque el pasado tiene lecciones importantes, pero si que es importante analizar y tener en cuenta el punto de vista desde el que miramos el pasado. Sacar a Franco del Valle de los Caídos es un acto de revisionismo histórico, pero también es un acto de justicia para aquellos que murieron obligados a construir ese valle, por ejemplo. Y dice mucho de nuestra sociedad el hecho de que se haya tardado tanto en mover ese cadáver y aún no se hayan desenterrado otros para moverlos a sitios más dignos. No se trata de destruir las cosas del pasado, sin duda, porque destruir el pasado no lo cambia, solo nos quita conocimiento; pero si que hay que hacer un trabajo por ajustar los lugares de prestigio y la interpretación que de ciertos pasajes del pasado se hacen y cómo encajan en el presente. Probablemente no haya que derribar las estatuas de figuras del pasado que podamos considerar negativas hoy en día, pero sí que hay que quitarlas de posiciones de prestigio y moverlas a sitios como museos o así donde se puedan incluir en su contexto y entender en su complejidad temporal.

Así que, cuando alguien proteste porque se está atentando contra el pasado, o la tradición, o cualquier cosa similar (como los toreros defendiendo que el toreo es tradición y cultura española, en lugar de entender que es tradición y “cultura” para cierta sociedad española y no para toda), tened en cuenta que en realidad está haciendo trampas. El pasado no está escrito en piedra, no hay un mensaje claro y unívoco ni figuras perfectamente comprendidas. Al contrario, el pasado es un entorno ambiguo cuyas percepciones confusas son fruto de la construcción que de ese pasado hacemos en el presente.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas del revisionismo histórico?

La identidad de Inglaterra

January 17th, 2019
Inglaterra rota
Inglaterra rota por las diferencias identitarias

Reino Unido sin duda se encuentra en la encrucijada. Un plan de brexit rechazado por el Parlamento, una moción de censura fallida contra Theresa May y ahora un plazo de menos de dos meses para conseguir algún tipo de acuerdo o salir a la fuerza… o plantearse un nuevo referendum para quedarse. Inglaterra se encuentra en la vorágine de esta situación, con una identidad partida en dos que debe encontrar una salida.

Si cogemos la política tradicional, el mundo se divide entre izquierda y derecha. Entre quienes quieren redistribuir la riqueza y un Estado intervencionista frente a aquellos que potenciarían la independencia y el conservadurismo en valores. En el caso de Inglaterra, a ambas corrientes les corresponden los dos principales partidos, los tories y los conservadores. Pero desde el siglo XXI, esa división izquierda/derecha ya no representa todo el espectro político, como se ve en todas partes: ahora hay otro eje adicional, el de la globalización frente a la antiglobalización.

Los extremos son los que más ruido hacen

September 18th, 2018

Ruido y movimientos socialesTodo movimiento social es una colección enorme de gente esparcida por todo el mundo, que comparten una lucha por generar un cambio (o por evitar un cambio). Da igual que sea el movimiento antiglobalización, que el feminismo, que el antirracismo… al final, todos son enormes colecciones de gente que, en realidad, es muy variada. Lo cual implica que dentro de cada movimiento social hay numerosas corrientes distintas.

El movimiento antiglobalización (o por una globalización justa) incluye corrientes pacíficas y violentas (como el black-block); incluye grupos que quieren abolir el capitalismo global y otros que solo quieren reformarlo; incluye grupos en contra de toda idea de organización internacional (anarquistas por ejemplo) con otros que creen en organizaciones más justas. Y así, hasta el infinito.

Diversidad, tolerancia y empatía

July 10th, 2018

diversidad, empatía y tolernaciaAyer terminé de ver Sense8 y, antes que nada, recordar que es una serie que merece muchísimo la pena por infinidad de razones. Una de las principales razones es por los valores que transmite y que tan bien se notan en sus numerosos discursos y diálogos entre personajes, como los que usé para ejemplificar el post sobre las indeterminaciones en la narrativa.

Si nos vamos al núcleo, Sense8 es una serie sobre el amor, no en vano el último capítulo se titula Amor Vincit Omnia. Pero no amor romántico adolescente de película, sino la diversidad de tipos infinitos de amor: romántico, de amistad, amor por la humanidad, etc. Y esto es lo que nos lleva al tema del post de hoy: tolerancia, diversidad y empatía.

La moción de censura y la democracia española

June 6th, 2018

Moción de censura: Sánchez derrota a RajoyDicen que a la tercera va la vencida y así ha sido: tercera moción de censura a un gobierno en España y la primera exitosa. M. Rajoy ya ha dimitido como presidente del Partido Popular y se retira (en teoría) de la política, dejando un panorama desolador en buena medida del país, y un debate abierto y sangrante en torno a su sucesión. Sin embargo, en torno a esta moción de censura ha habido bastante debate, y corresponde aclarar unas cuantas cosas.

Primero, en España nunca se ha votado al Presidente del Gobierno, al menos no por la ciudadanía. Aunque las campañas a las Elecciones Generales se hacen en clave personalista de quien va a ser Presidente, la realidad es que lo que los ciudadanos votan es una composición de las cámaras, Congreso y Senado, que represente la diversidad del país (en teoría). Es en el Congreso donde se escoge al Presidente, que cuenta así con la mayoría del hemiciclo a su favor.

Luchas intestinas en los partidos políticos

April 19th, 2018

PartidosCoged la institución u organismo que queráis y encontraréis en su interior un cierto número de gente que quiere ascender en el mismo. Da igual que quieran subir de posición en el trabajo, oficiar en una diócesis más importante, o convertirse en la presidente del club de fans de un equipo de fútbol, hay gente que quiere ascender. Y la mayoría de organismos tienen una serie de baremos que deciden cuando alguien merece un ascenso, sea por antigüedad, por alcanzar una serie de metas del organismo, etc.

Por supuesto, todos conocemos de gente que ha ascendido sin cumplir los requisitos, simplemente por enchufe, por que se le deben favores, porque ha destruido a sus rivales o cualquier otra razón injusta que va al margen de los méritos reales.

Capitalismo y su historia (I)

June 18th, 2017

capitalismoEste post surge a raiz de leer el artículo que me pasó Juan Carlos Sánchez sobre el rescate a la banca en España y Estados Unidos. A raíz de ese artículo, he decidido dedicar unos cuantos posts ahora a analizar el sistema capitalista, empezando por el pasado, el próximo post será su presente y finalizaré con su colapso final.

Así que empecemos por el principio, ¿cuándo surgió el capitalismo? Tendemos a pensar que todo sistema económico basado en el intercambio y demás es capitalista porque es “como una compra” pero en realidad no es así. Los sistemas esclavistas de la antigüedad, por ejemplo, no eran capitalistas, igual que no lo era el sistema económico medieval basado en el trueque. El despegue del capitalismo se hace a la vez que aparece el Estado moderno, en el siglo XVI.

La guerra invisible

May 1st, 2017

La guerra es algo curioso. Siempre crees que la verás venir, cabalgando a lomos del corcel cual Jinete del Apocalipsis. Llegará entre grandes fanfarrias, anunciadas por la caída de las bombas y el derrumbarse de los edificios. Que llegará con los efectos especiales que ves en el cine y claramente en dolby surround.

Pero raramente es así. La guerra entra silenciosa en tu vida, repta invisible hasta tu lecho mientras duermes y te susurra mentiras al oído. Mentiras que todos queremos creer. Como la culpa de un fracaso es de esto o de aquello, como la verdad sobre algo es esta o aquella, como esta ideología tiene la razón y aquella es un engaño… dulces palabras de odio que siempre encuentran terreno fértil en el corazón. 

La autoestima es una trampa

January 24th, 2017

El otro día hablaba sobre cómo la autoestima es una cuestión relacional y es hora de dedicarle un post a cómo se construye. La base de la autoestima es que nosotros no sabemos cuánto valemos en términos absolutos, no tenemos encima de nuestras cabezas un indicador que dice nuestro nivel ni nada por el estilo, como ocurre en los videojuegos. Por ello, a la hora de establecer nuestro valor nos miramos en los demás para ver quien es mejor que nosotros en esto, quien es peor en aquello, etc. por el camino, distorsionado por nuestra visión de nosotros mismos, llegamos al punto en el que creemos que nos encontramos, se ajuste este a la realidad de donde deberíamos estar o no.

El problema es que el juego está trampeado. Nosotros nos comparamos con los demás en las categorías y en las formas que nos han dicho que debemos compararnos. Así, los hombres debemos ser fuertes, guapos, ricos, con buenos trabajos, seguros, posesivos, ambiciosos, inteligentes, seductores, fríos, líderes… mientras que las chicas deben ser bonitas, listas pero no inteligentes, emocionales, sumisas, hogareñas, maternales… si, es un mundo heteropatriarcal al fin y al cabo.

Poder y relaciones humanas

January 20th, 2017

Aunque pueda parecer que el poder es una cosa que tienen los poderosos, lo cierto es que hay poder en toda relación humana, desde la de un padre con su hija a la de una pareja. Esto hace que toda relación sea inevitablemente un juego de poder, ya que las dos partes implicadas en la misma se juegan en ella elementos que para ellos son importantes (como puede ser la autoestima, que es relacional), así como tienen distintas capacidades y necesidades/deseos.

Estas tres dimensiones son centrales a la hora de entender el poder que se establece en una relación, ya que inevitablemente son las que deciden quien tiene la posición más fuerte y quien la más débil. Por ejemplo, si una de las partes necesita más a la otra, esa parte es más vulnerable y por tanto más débil ante la otra parte (por ejemplo, el hijo frente al padre, pero también el enamorado que está cortejando a la persona de sus afectos).

Crítica de película: Adiós Bafana

December 30th, 2016

La película Adiós Bafana no pasará a la posteridad por su ritmo trepidante ni por su increíble fotografía. No está llena de interpretaciones de Óscar ni de unos diálogos de una profundidad inesperada. Sin embargo, sociológicamente si cuenta con algunas cosas que vale la pena.

Obviamente, la primera es la que más salta a la vista: un vistazo a un periodo de la historia reciente cuyas consecuencias aún hoy en día se sienten cuando se leen las noticias internacionales. Y una historia que es (junto a la de Gandhi en India y el Che en América Latina) una parte central del ideario rebelde y revolucionario del mundo entero, en especial de la izquierda. En el caso de Mandela, es justo la historia en el punto intermedio entre la revolución armada del Che y la revuelta pacífica de la India. Una revolución que combinó la lucha armada en las calles y el terrorismo junto a un fuerte ideario y un liderazgo ejemplar que se resistía desde las cárceles y con la paz.

Democracia y primarias

December 20th, 2016

Resulta curioso como las voces cada vez más escandalizadas reabren viejos debates sobre la democracia. Y ciertamente, es probable que no sea para menos en muchos sentidos, habiendo visto los resultados del brexit o de la elección de Trump en Estados Unidos. Como señala Carlos Yarñoz, incluso estos debates se extienden a elecciones menores, como las primarias, que han visto en Francia caer a Sarkozy o a Hollande (que ni se ha presentado) y en Inglaterra a Corbyn mantenerse pese a la oposición de todo el aparato de su partido. Las elecciones han demostrado ser peligrosas para los partidos políticos.

El problema, sin embargo, no radica en la democracia, las elecciones primarias o cualquier otra. Es irónico, de hecho, que se entienda que la población (ese ente soberano) tiene la capacidad para escoger a sus cargos principales (presidentes, primeros ministros y demás) y sin embargo no tiene capacidad para escoger otros asuntos como referendums o primarias. No es un problema de la participación, del interés o de la capacidad, ni siquiera sobre los resultados que se obtienen en esas elecciones. No, el problema está en otro sitio.

¿Es el cambio social siempre violento?

November 7th, 2016

conflicto-2Como he dicho numerosas veces, creo que el mundo se encuentra en un punto donde lo conocido pronto pasará a ser cosa del pasado y algo nuevo está surgiendo. Estamos en ese momento en que el futuro mirará hacia atrás y dirá “ese tiempo fue un tiempo de cambio, en el cual se hizo historia”. Igual que nosotros hacemos cuando miramos a periodos como la Revolución Francesa o la caída del Imperio Romano.

Pero, a diferencia del pasado, en esta ocasión no es una situación de crisis de un sistema político concreto (Francia o Roma, por ejemplo), sino del sistema cada vez más globalizado del mundo en su conjunto. Cada sistema siguiendo sus propias lógicas y puntos de ruptura, sin duda, pero todos ellos caminando hacia una creciente deslegitimación de maneras muy diferentes: las primaveras árabes, las crisis políticas de Brasil o Venezuela, el auge de Trump o la victoria del brexit, etc.

Xenofobia y emigración

October 20th, 2016

xenofobiaLa xenofobia es el odio/miedo a lo distinto, a lo diferente a nosotros. Por tanto, se basa en la distinción entre un nosotros definido en torno a un nexo común (nosotros los españoles, nosotros los blancos, nosotros los del Sporting, etc.) frente a un otro que representa a todos los demás (ellos los extranjeros, ellos los de color, ellos los de otros equipos, etc.). A ese ellos colectivo se lo divide en distintos grupos (ellos los de África frente a los Europeos, ellos los negros frente a los amarillos, ellos los del Bacerlona frente a los del Madrid, etc.) y a cada uno se le asignan valores desde el nosotros (los de África son unos pobres frente a los Europeos que son gente digna, los negros son peligrsos mientras los amarillos tienen ese misticismo oriental, los del Barcelona quieren partir España mientras los del Madrid son unos fachas centralizadores, etc.).

El resultado, así, es que construimos estereotipos y los aplicamos sobre los demás, sin tener en cuenta que esos estereotipos encajen con la realidad de esas personas o del mundo. Esos estereotipos pasan a formar luego parte de la sociedad en choque con otros estereotipos (“los del Barcelona no son independentistas, esos son los del Athletic de Bilbao!”) en busca de formular cómo se ven a los demás, y los estereotipos dominantes se insertan en la estructura al pasar a ser reproducidos por los medios de comunicación, la escuela, etc.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: