Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

El tiempo y el espacio son socialmente relativos - Tribulaciones de la Clase Ociosa

El tiempo y el espacio son socialmente relativos

September 10th, 2018

tiempoDesde pequeños, nos han enseñado que las magnitudes físicas de medición son objetivas: un metro es un metro, un segundo es un segundo. Aunque en la teoría de la relatividad eso se pone en cuestión, en la vida normal de la gente (donde la relatividad no es un factor que impacte) el espacio y el tiempo son constantes sólidas. Sin embargo, esto no es así.

Primero, porque hay que tener en cuenta que tanto un metro como un segundo son una unidad de medición arbitraria, construida por consenso. No ha sido un universal caído del cielo para medir el tiempo y el espacio, sino una construcción humana que nos sirve para tomar indicaciones para la investigación científica, la construcción de objetos, o cualquier otra razón.

Pero la razón principal por la que digo que son relativos en sociedad es porque, en realidad, no dependen de si mismo.

Empecemos por el espacio. La distancia entre dos puntos, se supone, es siempre la misma. Sin embargo, una vez que tenemos una sociedad, en realidad la distancia entre dos puntos da igual a la hora de vivir, lo que importa son los medios de comunicación que enlazan esos dos puntos. Dos ciudades pueden estar separadas, pero si las conecta una buena línea de tren quizás estén más cerca de lo que están dos barrios de una misma ciudad que se encuentren mal comunicados.

La experiencia de la distancia, así, se vuelve subjetiva a la persona que tiene que recorrer esa distancia. Igual que un viaje se nos hace más corto en la ida (que vamos con la ilusión) que a la vuelta (cuando la ilusión se ha pasado y estamos además cansados). Elementos como el cansancio, el stress, etc. pueden afectar de modo muy directo la experiencia de la distancia.

Al tiempo le pasa algo muy similar. No solo la experiencia del tiempo es subjetiva, de modo que pasa más rápido cuando nos divertimos y se hace eterno cuando nos aburrimos, sino que se conecta de un modo no lineal. Yo estoy escribiendo este post el 10 de septiembre de 2018 a las 17:30, pero tu no lo estás leyendo ahora, sino que lo estás leyendo en un momento que para mi es el futuro. Puede que sea una hora, un día, un mes, un año, o a saber, pero en este momento mi presente conecta con tu presente, que es el futuro para mi. No somos simultáneos aunque estemos conectados.

Es de este modo que el presente del autor se proyecta al futuro cuando, por ejemplo, su libro es leído después de haber muerto. E incluso es importante en ocasiones saber en qué momento de la vida de ese autor se escribió ese libro, porque los autores han ido cambiando y madurando con los años, de modo que no es lo mismo una de sus obras de juventud que las de la vejez, por ejemplo.

tiempoDe este modo, un libro, una película, un post en un blog es una máquina del tiempo que conecta dos puntos que no son simultáneos. No existe así un presente unitario en el tiempo, sino que el presente se proyecta al futuro y al pasado de formas desconexas, diferentes para cada persona según lo que hace en cada momento y las experiencias que vive. Así, en un vagón de metro alguien está leyendo el diario deportivo del día que habla de los partidos del día anterior de la selección femenina de baloncesto, mientras en frente alguien escucha un disco de música de los heavies de los años 80, otro lee a Calderón de la Barca y otra persona está viendo un streaming en tiempo real de la liga americana de League of Legends.

Porque esa es otra faceta importante, las nuevas tecnologías de la comunicación permiten destruir la distancia espacio/tiempo. Entre Madrid y Los Ángeles hay 9357 km, lo cual en avión lleva casi 13 horas… y, sin embargo, puedo ver una conferencia de Apple retransmitida en directo por Internet o Televisión, en tiempo real sin moverme de casa.

Otro elemento es que muchas veces las conexiones no son lineales. En el caso del libro, por ejemplo, raro es leer un libro de golpe, sino que leemos un trozo hoy en el metro, otro trozo al llegar a casa en la cama, luego tenemos mucho stress así que lo dejamos aparcado una semana antes de retomarlo… todos esos momentos vitales cambian nuestra conexión con el momento del libro, de igual modo que el tiempo del autor fue cambiando a medida que escribía. Y el hecho de que a lo largo de ese tiempo nos hayamos movido en el espacio (metro, casa, etc.) también condiciona nuestra conexión con el pasado, pues no se vive el libro de igual modo en distintos lugares.

Pero el tiempo no se relativiza únicamente hacia el pasado, hacia lo que se ha vuelto atemporal. Al contrario, a menudo se relativiza hacia el futuro, cuando el futuro coloniza el presente. Cuando contratamos un seguro contra incendios, por ejemplo, estamos actuando en el presente en base a un futuro que tememos que pueda llegar. Cuando compramos un billete para irnos de vacaciones en verano, estamos construyendo el futuro desde el presente, eligiendo dónde vamos a dormir, qué cosas vamos a hacer esos días, etc. Y esto es algo que cada vez hacemos con mayor frecuencia, tal y como narra Beck en la Sociedad del Riesgo, pues el futuro cada vez ocupa más espacio en el presente.

tiempoEn resumen, a lo que quería llegar con todo esto, es que ni el tiempo ni el espacio son importantes en sociedad como mediciones. Da igual los metros que separen dos puntos, o las horas que lleve hacer un viaje, pues lo que importa es la experiencia subjetiva de cómo se construye ese viaje o se recorre esa distancia. Y esa es una de las bases más importantes para la globalización, porque experiencias lejanas se vuelven cada vez más cercanas a medida que el mundo “encoje”. Madrid va a celebrar en breve su Oktoberfest, que es una tradición alemana, y se ven las celebraciones de los Carnavales de Río de Janeiro por televisión aunque estemos del otro lado del Atlántico. Luchar contra el mundo que encoje es imposible, lo que importa es aprender a sacar lo mejor de ello a la hora de construir nuestras vidas.

El tiempo y el espacio son dos de las maneras en que construimos y explicamos nuestras vidas, para darles coherencia en una línea de vida que nos sea comprensible. Aprender a entender que ambos son mucho más complejos de lo que inicialmente puede parecer es de gran importancia para aprender a vivir en un mundo donde ambos se están reconfigurando a gran velocidad.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas del espacio y del tiempo como elementos socialmente relativos?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies