Categories
El mundo

El Reino (Des)Unido

Bandera de Reino Unido rota en dos partes.
Reino Unido va camino de romperse internamente desde hace años, y este verano el drama se ha acelerado.

La historia de Reino Unido es una historia convulsa. Reinos divididos y enfrentados, uniónes y desuniones, intrigas… que finalmente llevarían a la progresiva unificación de la isla a partir del siglo XVI (Gales) y XVII (Escocia e Irlanda). Es así extrañamente contradictorio que, siendo la británica la democracia más antigua que existe en el presente, su formación como Estado unitario en realidad es relativamente tardía si se la compara con otros países europeos. Pero para cuando llegamos al siglo XX las islas ya forman una controvertida pero antigua unión, una que sin embargo se encuentra sacudida por profundas divisiones que se manifestaron duramente durante toda la historia del IRA, por ejemplo.

Y una de las piezas que garantizaba el continuo proceso de unidad de las islas era la Unión Europea. Si bien Reino Unido se unió a la misma entre las reticencias de muchos de los miembros (incluído el veto de la Francia de De Gaulle), y siempre sería el bastión del euroscepticismo temprano en la misma, esta unión sirvió para afincar buena parte de las divisiones internas del Reino. La división de las dos Irlandas desaparecía en muchos sentidos debido a que la frontera entre ambas se volvía inexistente dentro del espacio común europeo. La tensión con Escocia desaparecía en la medida en que Escocia es una de las regiones más europeístas.

Todo eso empezó a cambiar con el crecimiento del deseo de salir de la Unión en Reino Unido, de mano del partido UKIP. Esto llevó a un primer referendum en Escocia donde el norte escogía si irse o no de Reino Unido. Uno de los principales argumentos que evitaron que saliese el “si” a la independencia escocesa fue que, de abandonar el Reino Unido tendría que solicitar la adhesión a la UE y Reino Unido, siendo uno de sus integrantes, tenía derecho de veto (la inclusión en la Unión tiene que ser por unanimidad). De modo que si Escocia se salía de Reino Unido no podría entrar a formar parte de la Unión Europea. No fue el único argumento, pero sin duda fue uno de los de mayor peso en el lado unionista.

Eso ocurrió en 2014… en 2016 los británicos votaron abandonar como conjunto la Unión Europea. Permanecer en la misma ganó ampliamente en Escocia e Irlanda, así como en las grandes ciudades inglesas y entre los jóvenes, pero no fue suficiente para ganar en el conjunto. El resultado es el Brexit, como todos sabemos, que llevó a la caída de dos presidentes británicos (Cameron inmediatamente, y Theresa May después) y el ascenso de Boris Johnson y su ala del partido conservador. Pero el problema del Brexit es que, se mire como se mire, es un error. No hay una forma de hacer que funcione bien en un entorno cada vez más globalizado. Solo es una ideología, unas ideas que dicen que si se separan de Europa los británicos recuperarán su soberanía, su poder y serán de nuevo el centro del mundo como en tiempos del Imperio.

Pero esa visión del mundo es muy equivocada. Reino Unido esperaba unas negociaciones de separación fáciles contra una Unión Europea dividida y lo que consiguió es lo contrario. Porque a la Unión se le da muy bien enfrentarse dentro de si misma entre las distintas posturas, como se vio durante la crisis económica de 2007 en adelante, pero si se le da un enemigo externo de pronto recuerda que unida es más fuerte que separada (es el caso de Rusia ahora con su invasión a Ucrania). El resultado es que el Reino Unido se convirtió en ese externo que unió a lo que estaba dentro, porque se abría un precedente que tenía que ser fuerte o se corría el riesgo de que otros buscasen salir también.

Boris Johnson y Ursula von der Leyen posando juntos frente a sus banderas.
Boris Johnson en una de las reuniones con Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

De modo que el equipo negociador europeo negoció con firmeza y se encontró principalmente con un problema enorme: Irlanda. Para que no hubiese aduanas y fronteras entre las dos Irlandas era necesario que la Irlanda del Norte operase como el mercado común europeo y que se produjesen las aduanas en otras partes (que es lo que se acordó). En caso contrario, entrarían en el mercado común bienes que no habían pasado por aduanas y no tenían que cumplir con las condiciones y requisitos europeos para importaciones y exportaciones. Y eso es un punto que no se puede evitar, por muchas vueltas que Boris Johnson le quisiese dar y por mucho que esperase que la Unión se doblegase a la voluntad británica. Así que, al final, Johnson tuvo que aceptar básicamente el plan que había usado como arma para expulsar a Theresa May del gobierno, tildándolo de inaceptable.

Metemos ahora los conflictos en torno a la pesca, los problemas para mover mercancías, etc. y cada vez más es visible las enormes dificultades que tiene Reino Unido para separarse de la Unión. Pero hay una pieza de importancia que es el hecho de que Boris Johnson se ha visto aquejado por el escándalo de las fiestas durante el COVID, que han minado su escaso apoyo incluso entre los suyos. De modo que, aunque ha superado su moción de censura, su propio partido encuentra su apoyo dividido y él se ha convertido en un presidente muy precario sometido al apoyo del ala más dura del partido, que se encuentra bastante alejada de la realidad.

Y con esto llegamos a la cuestión del Reino DesUnido. Hace dos días Johnson anunció su nuevo plan para renegociar el acuerdo de Irlanda, a lo cual la UE ya ha dicho que no negociará. Y la respuesta, desconectada de la realidad del gobierno británico de nuevo ha suscitado el miedo a que surja una frontera dura en Irlanda, con el propio Sin Feinn (el partido en el gobierno irlandés) diciendo que no apoya las medidas tomadas por Londres.

Y, por si fuera poco, el otro problema se ha reabierto. Traicionados por el Brexit, Escocia lleva jugando un tiempo con convocar un nuevo referendum, y su nuevo gobierno (formado el año pasado), tiene un claro mandato para hacerlo. Sin Reino Unido en la Unión Europea, y teniendo en cuenta que todas las políticas económicas y de homogeneización ya están en su lugar porque Escocia ya era parte de la UE, el proceso de adhesión a la misma si se independiza de Reino Unido podría ser muy rápido. Un proceso basado en la mayoría de escoceses que quieren esa vía.

Lo cual nos lleva ya al presente. El drama tiene claros giros Shakespereanos: un Presidente débil rodeado de quienes pueden rápidamente clavarle un puñal en la espalda como hiciese él con su predecesora; dos reinos antiguamente independientes que han sido traicionados de distinto modo por el Brexit y que podrían optar abiertamente por la independencia de Reino Unido para tratar de encontrar una unidad de nuevo dentro de Europa. Y un pueblo que desaprueba ampliamente la gestión de un gobierno británico aquejado por los escándalos.

Imagen de Boris Johnson cariacontecido.
Boris Johnson se ha encerrado solo en un callejón sin una salida buena, entre el ala dura de su partido, la unión de Reino Unido y su permanencia en Westminster.

El problema de toda esta historia es que hay demasiadas piezas en el aire. Un presidente débil como Johnson puede escoger intentar evitar que haya un referendum en Escocia mientras contenta al ala extrema de su partido con la imposición de su plan en Irlanda. Eso llevaría a una frontera dura en Irlanda, que jugaría a intentar culpar de la misma a Europa, y un creciente problema y debacle. Pero, al menos, habría ganado tiempo, mientras el resentimiento sigue creciendo, en lo que sería una clara huida hacia adelante.

La alternativa, mantener el protocolo europeo pactado y aceptar el referendum en Escocia serían las decisiones acertadas si quiere recuperar apoyo ciudadano, pero le enfrentaría a quienes pueden mantenerle dentro de Westminster dentro de su propio partido. Y podría llevar a la independencia de Escocia, la entrada de esta en la UE y el creciente aislamiento de Reino Unido.

También puede acudir a un gesto de poder y fuerza, quizás no tan extremo como el golpe de estado interno que intentó Trump (con el que a menudo se lo compara), pero que le permita aparentar una posición de dominio que claramente no tiene.

Por supuesto, como siempre, el futuro es imprevisible, pero en este caso está tan candente que probablemente lo vayamos viendo en el paso de unos pocos días, según cómo reaccione el gobierno británico al doble ataque.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de la situación de Reino Unido?

Categories
Actualidad El mundo

¿Por qué Rusia invade Ucrania?

Imagen del Kremlin al atardecer
El Kremlin es una de las mejores representaciones del pasado y presente de Rusia.

Para entender el presente, como a menudo ocurre, hay que echar un vistazo al pasado. Rusia tiene una larga tradición autoritaria, al fin y al cabo durante buena parte de su historia (desde Iván el Terrible en el siglo XVI) ha estado dominada por zares. El régimen zarista sería destruido en 1917 con los levantamientos de la Revolución Roja que seguían una interpretación “marxista” pasada por los ojos de los avanzados rusos, especialmente Lenin y Stalin. Y una de las cosas importantes de esta modificación de la visión original marxista es que abole la idea de que todo el mundo es igual, para instalar la “vanguardia del proletariado”, que a efectos prácticos se transforma en el aparatchik soviético: una serie de presidentes soviéticos elegidos por sus propios órganos (como ocurre aún en China) que consolidaron una burocracia y un aparato estatal por encima de la igualdad. A su forma, una nueva forma de zarismo.

El régimen soviético es destruido dos años después de la caída del Muro de Berlín, cuando Boris Yeltsin ataca la Duma (el Parlamento) con tanques y destruye la URSS. Eso abre un periodo “democrático” que oficialmente dura hasta el presente, que durante su etapa temprana se caracterizó por la masiva privatización de todo lo que el enorme Estado soviético consideraba propio. Esta privatización creó una nueva clase social, los oligarcas, que se hicieron con la industria y los recursos rusos y los explotaron para su propio beneficio, mientras Rusia como conjunto se volvía capitalista a marchas forzadas, con una población base que nada sabía de capitalismo. Y a Yeltsin, a partir de 1999, le sucedería Putin que ha permanecido en el poder desde entonces (con un breve intervalo de Medvedev para hacer que parezca que cumplen con la Constitución rusa y sus limitaciones de mandatos). A grandes rasgos, especialmente con el paso de los años de gobierno de Putin, Rusia ha vuelto a ser un estado autoritario.

Categories
El mundo

La identidad de Inglaterra

Inglaterra rota
Inglaterra rota por las diferencias identitarias

Reino Unido sin duda se encuentra en la encrucijada. Un plan de brexit rechazado por el Parlamento, una moción de censura fallida contra Theresa May y ahora un plazo de menos de dos meses para conseguir algún tipo de acuerdo o salir a la fuerza… o plantearse un nuevo referendum para quedarse. Inglaterra se encuentra en la vorágine de esta situación, con una identidad partida en dos que debe encontrar una salida.

Si cogemos la política tradicional, el mundo se divide entre izquierda y derecha. Entre quienes quieren redistribuir la riqueza y un Estado intervencionista frente a aquellos que potenciarían la independencia y el conservadurismo en valores. En el caso de Inglaterra, a ambas corrientes les corresponden los dos principales partidos, los tories y los conservadores. Pero desde el siglo XXI, esa división izquierda/derecha ya no representa todo el espectro político, como se ve en todas partes: ahora hay otro eje adicional, el de la globalización frente a la antiglobalización.

Categories
El mundo

Una breve historia del poder en las relaciones internacionales

Historia de la primera guerra mundialNos encontramos a principios del siglo XX, época final del dominio británico del mundo; sin embargo, bajo el brillo del recuerdo del poder de la Gran Bretaña victoriana, el poder de Estados Unidos crece a toda velocidad hasta superar a su antiguo amo. Le damos un golpecito al reloj para avanzar la historia y, tras unos treinta millones de muertos, nos encontramos en 1919 cuando, tras el terror de la Gran Guerra, se crea la Sociedad de Naciones. La idea era evitar que ocurriese de nuevo una tragedia como aquella… obviamente fracasó.

Unos ochenta millones de muertos después, con el polvo asentándose sobre Hiroshima y Nagasaki, nos encontramos con que la Sociedad de Naciones fracasó. Sobre esos cadáveres, para prevenir que algo así volviese a ocurrir, se crea la Organización de las Naciones Unidas y, con ella, se pone el pilar del orden internacional que viene desde entonces. Es 1945 y Gran Bretaña deja el centro del escenario a los Estados Unidos.

Categories
El mundo

El sueño americano

En casi toda película americana que vemos, sale mencionado en algún momento. Sale como referencia en canciones y novelas, en los debates políticos y sociales. Pero, ¿qué es el sueño americano? En su núcleo, el sueño americano consiste en una serie de leyendas entrecruzadas sobre qué significa ser americano.

Categories
El mundo Actualidad

Italia acuchilla al siguiente

renzi-1No han llegado a pasar ni dos años desde que dije de Matteo Renzi que se había comportado como Bruto con César y que la política italiana se basaba en los Idus de Marzo. Ni dos años después, y Renzi cumple con lo prometido y ya ha presentado su dimisión. Es triste cuando el momento de mayor estabilidad del país es probablemente el que patrocinó Berlusconi con todas sus trampas, ilegalidades y prevaricaciones.

Renzi acuchilló a Letta para ganar la posición, aplastó a Berlusconi, redujo el poder del Movimiento Cinco Estrellas… pero chocó contra el muro de su propio ego. Se pasó apostando por una reforma política y electoral (probablemente necesaria de un modo u otro) y para darle fuerza se marcó un all in digno de póker… que no ha salido. Todo su capital político, su fuerza, sus pujas por cambios en Italia y en Europa, borrados de un plumazo. Vuelta a la casilla de salida, con nuevas elecciones o con otros Primer Ministro que no ha pasado por las urnas. Ah, y una oposición que sale fortalecida, una Italia dividida, y una buena dosis de inseguridad que a no tardar va a hacerle pagar en la bolsa y otros sitios.

Categories
Ocio El mundo

1979 Revolution: Black Friday

revolution 11979 Revolution: Black Friday es un juego de toma de decisiones (estilo los de Telltale Games) que nos adentra en los tumultuosos días previos al viernes negro de la revolución iraní contra el Sha de Persia. Como juego probablemente no es el mejor que se ha hecho de toma de decisiones, pero sociológicamente resulta un juego muy interesante en la manera en que nos adentra y describe el clima del conflicto, las facciones y choques, las razones e ideas de las distintas posiciones, etc.

El resultado es que, sin unas mecánicas brillantes, consigue que nos adentremos en uno de los momentos de la historia reciente que más a menudo se ignora y que, sin embargo, resulta central para entender la situación actual de Oriente Medio, el papel del Islam, la democracia, el terrorismo, los mujahidines, etc.

Categories
El mundo

China: la Tierra en el Centro del Mundo

Eso es, de hecho, lo que significa el nombre de China en su idioma y, en buena medida, refleja adecuadamente el lugar que le ha correspondido a esta civilización en el mundo desde hace muchos milenios. No fue hasta la Revolución Industrial que Europa alcanzó y superó el peso económico de China, por ejemplo, y aún estamos muy por detrás en términos de extensión y de demografía. Y, hoy por hoy, con cada año que pasa, China reduce más la diferencia con el Oeste y ocupa una posición más central. No en vano, ya desde el comienzo del gobierno de Obama en Estados Unidos, este país ha comenzado a virar su política exterior de occidente hacia el Pacífico, y buena parte de los conflictos principales del mundo tienen lugar en torno a pequeños movimientos de tropas y gestos políticos por los Estados en ese océano. Pero, ¿cuánta base hay realmente en el ascenso al poder de China?

Categories
El mundo

La Fuerza de Alemania es la Debilidad de Europa

En principio, esto puede parecer una falacia lógica, y hasta cierto punto lo es. Al fin y al cabo, cuando cualquiera de los elementos que forman un grupo se vuelve más fuerte, el poder del conjunto crece como tal. Lo hemos visto al ver cómo la mejora económica alemana ha abierto la posibilidad de que ellos importen productos del resto de la Unión, o que su dinero pueda cubrir deudas y problemas por todo el continente… y, sin embargo, esto último es buen ejemplo de cómo tampoco es tanta falacia como parece.

La clave del asunto radica en la palabra central: conjunto. Ya hemos visto como, ante la amenaza de la invasión británica, las trece colonias americanas se unieron y dieron pie al conjunto que hoy en día llamamos Estados Unidos. Sin embargo, eso no se produce en el caso europeo, donde el “enemigo” que une a los países del continente no es un enemigo exterior sino uno interior: el espectro de la terrible destrucción mutua desencadenada durante la Segunda Guerra Mundial. Y, a medida que el tiempo pasa desde esa guerra, ese fantasma languidece y se debilita, porque cada vez menos gente queda que haya vivido aquellos terribles años.

Categories
El mundo

Rusia: ¿Gigante o Fachada?

El país más extenso de la tierra proyecta la sombra de la Unión Soviética desde el este, desde su cuna, y más en estos días en que parece que nos encontramos de vuelta en la Guerra Fría por causa del conflicto de Crimea. Se nos proyectan las sombras de la conciencia colectiva, de los ejércitos rojos luchando contra los americanos desde Afganistán a Corea, de la hoz y el martillo extendiéndose imparables y amenazando toda Europa. Pero, ¿es eso cierto hoy en día?

La primera lectura de la situación diría que si, que es cierto. Tenemos una Rusia que ha sido la primera en llevarle la contraria a Estados Unidos en la ONU, bloqueando las mociones de intervención en Siria, por ejemplo. Que ha dado asilo al enemigo americano en que se ha convertido Snowden. Capaz de asesinar a un ex-espía del KGB en Inglaterra y de controlar la política en el centro-este de Europa a base de controlar los precios del gas natural que provee. Iniciadora de una guerra en Osetia y, ahora, capaz de “conquistar” una provincia de Ucrania mientras la comunidad internacional simplemente miraba.

Categories
El mundo

Japón: una Historia desde el Poder

Alguien ve una película que pase por Tokyo o viaja allí y lo que ve es una sociedad moderna, con rascacielos, ordenadores, gente calzando Nike, etc. Vemos su sistema político y vemos una democracia con elecciones regulares y un sistema económico capitalista con grandes empresas. Vemos su vida social y, aunque sea exótica en términos culturales, vemos paz y orden. Sin embargo, gran parte de la culpa de que veamos eso es que nuestros ojos ven lo que quieren ver, reconocen las estructuras y, por tanto, piensan que son como las nuestras, cuando en gran medida no es así. Bien podría decirse que Japón es una sociedad feudal del siglo XXI.

Pero retrocedamos en el tiempo, porque todo en Japón bebe de su historia y su tradición. Es la época del shogunato Tokugawa, de las casitas de madera y papel, de las katanas y de los samurai. De hecho, empecemos por ellos, la sociedad japonesa de aquellas es un sistema feudal perfecto. En la cima está (teóricamente) el Emperador, debajo del cual están los señores feudales de los distintos clanes de samurai (los Daimyo), bajo ellos están los señores menores y todos los demás samurai; debajo de ellos están las medias personas, los heimin y hinin, que son mercaderes, comerciantes y agricultores; y, finalmente, bajo ellos, están los eta, los no persona, encargados de las tareas impuras que nadie puede hacer sin deshonrarse. Como véis, un sistema feudal bastante clásico  (aunque sin la separación del estamento eclesiástico, ya que los monjes normalmente estaban en torno a la posición de las medias personas), hasta el punto de que la palabra samurai significa “el que sirve”.

Categories
El mundo

Egipto: una Historia desde el Poder

En su momento ya charlamos de la situación en Siria, y cómo ha evolucionado esta. Pero aquella la analizamos desde la perspectiva internacional. No soy un experto en Egipto, pero si me gustaría usarlo como ejemplo de lo complicado que es el equilibrio de fuerzas en un entorno rápidamente cambiante. Así que veamos un poco al país del Nilo, en torno a la época de la Primavera Árabe y desde entonces. ¿Qué claves tenemos?

Un equilibrio de poderes es, siempre, un equilibrio entre actores: instituciones, facciones, personas. Cada una con un poder asignado (legítimo o no) que ejerce sobre los demás y el sistema para conseguir los fines que desea en la medida que puede. Todo el mundo tiene cierto poder, pero desde luego no en igual cantidad.

Categories
El mundo

Siria: una Historia desde el Poder

siriaEstados Unidos presiona para una guerra que no quiere. La Unión Europea se debate entre el apoyo y la división. Rusia se opone, pero sin razones de peso. Y, mientras tanto, miles de personas mueren o son expulsados de su país en el medio de una larga y dolorosa guerra civil.

Pero centrémonos en el actor principal, Estados Unidos. Desde fuera, lo que más se ve es que está impulsando la guerra en un modelo similar al de Irak, basándose en unas pruebas poco claras o, al menos, poco compartidas con el exterior. En el interior, sus ciudadanos y sus propias instituciones también parecen poco favorables al conflicto, y no parece haber bienes estratégicos como petróleo en juego. El régimen anterior no era el más anteamericano tampoco, ni parece que el rebelde vaya a ser más de fiar para los intereses americanos. Entonces, ¿por qué introducirse en este berenjenal político, con todas las cartas de la baraja en contra?

Categories
El mundo

El Día de la Independencia en Estados Unidos

Hoy se celebra el 4 de Julio, Día de la Independencia en Estados Unidos, que conmemora la Declaración de Independencia de 1776. Hoy, hace 236 años, el mundo vio nacer la primera democracia moderna (si no contamos el lento evolucionar parlamentario de Gran Bretaña). Se dice rápido, pero hace casi un cuarto de milenio. Y, en un día tan cargado de simbolismo como este, creo que es interesante pararnos a recordar lo que aquel momento histórico ha implicado para la historia.

A menudo, estamos habituados (especialmente en los ambientes más de izquierdas) a ver continuas críticas a los Estados Unidos. Pero hoy, en honor a la celebración, voy a coger sólo el lado bonito de la moneda, y dejaré para otras ocasiones el (también muy notorio) lado feo.

%d bloggers like this: