Categories
El mundo

El Reino (Des)Unido

Bandera de Reino Unido rota en dos partes.
Reino Unido va camino de romperse internamente desde hace años, y este verano el drama se ha acelerado.

La historia de Reino Unido es una historia convulsa. Reinos divididos y enfrentados, uniónes y desuniones, intrigas… que finalmente llevarían a la progresiva unificación de la isla a partir del siglo XVI (Gales) y XVII (Escocia e Irlanda). Es así extrañamente contradictorio que, siendo la británica la democracia más antigua que existe en el presente, su formación como Estado unitario en realidad es relativamente tardía si se la compara con otros países europeos. Pero para cuando llegamos al siglo XX las islas ya forman una controvertida pero antigua unión, una que sin embargo se encuentra sacudida por profundas divisiones que se manifestaron duramente durante toda la historia del IRA, por ejemplo.

Y una de las piezas que garantizaba el continuo proceso de unidad de las islas era la Unión Europea. Si bien Reino Unido se unió a la misma entre las reticencias de muchos de los miembros (incluído el veto de la Francia de De Gaulle), y siempre sería el bastión del euroscepticismo temprano en la misma, esta unión sirvió para afincar buena parte de las divisiones internas del Reino. La división de las dos Irlandas desaparecía en muchos sentidos debido a que la frontera entre ambas se volvía inexistente dentro del espacio común europeo. La tensión con Escocia desaparecía en la medida en que Escocia es una de las regiones más europeístas.

Todo eso empezó a cambiar con el crecimiento del deseo de salir de la Unión en Reino Unido, de mano del partido UKIP. Esto llevó a un primer referendum en Escocia donde el norte escogía si irse o no de Reino Unido. Uno de los principales argumentos que evitaron que saliese el “si” a la independencia escocesa fue que, de abandonar el Reino Unido tendría que solicitar la adhesión a la UE y Reino Unido, siendo uno de sus integrantes, tenía derecho de veto (la inclusión en la Unión tiene que ser por unanimidad). De modo que si Escocia se salía de Reino Unido no podría entrar a formar parte de la Unión Europea. No fue el único argumento, pero sin duda fue uno de los de mayor peso en el lado unionista.

Eso ocurrió en 2014… en 2016 los británicos votaron abandonar como conjunto la Unión Europea. Permanecer en la misma ganó ampliamente en Escocia e Irlanda, así como en las grandes ciudades inglesas y entre los jóvenes, pero no fue suficiente para ganar en el conjunto. El resultado es el Brexit, como todos sabemos, que llevó a la caída de dos presidentes británicos (Cameron inmediatamente, y Theresa May después) y el ascenso de Boris Johnson y su ala del partido conservador. Pero el problema del Brexit es que, se mire como se mire, es un error. No hay una forma de hacer que funcione bien en un entorno cada vez más globalizado. Solo es una ideología, unas ideas que dicen que si se separan de Europa los británicos recuperarán su soberanía, su poder y serán de nuevo el centro del mundo como en tiempos del Imperio.

Pero esa visión del mundo es muy equivocada. Reino Unido esperaba unas negociaciones de separación fáciles contra una Unión Europea dividida y lo que consiguió es lo contrario. Porque a la Unión se le da muy bien enfrentarse dentro de si misma entre las distintas posturas, como se vio durante la crisis económica de 2007 en adelante, pero si se le da un enemigo externo de pronto recuerda que unida es más fuerte que separada (es el caso de Rusia ahora con su invasión a Ucrania). El resultado es que el Reino Unido se convirtió en ese externo que unió a lo que estaba dentro, porque se abría un precedente que tenía que ser fuerte o se corría el riesgo de que otros buscasen salir también.

Boris Johnson y Ursula von der Leyen posando juntos frente a sus banderas.
Boris Johnson en una de las reuniones con Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea.

De modo que el equipo negociador europeo negoció con firmeza y se encontró principalmente con un problema enorme: Irlanda. Para que no hubiese aduanas y fronteras entre las dos Irlandas era necesario que la Irlanda del Norte operase como el mercado común europeo y que se produjesen las aduanas en otras partes (que es lo que se acordó). En caso contrario, entrarían en el mercado común bienes que no habían pasado por aduanas y no tenían que cumplir con las condiciones y requisitos europeos para importaciones y exportaciones. Y eso es un punto que no se puede evitar, por muchas vueltas que Boris Johnson le quisiese dar y por mucho que esperase que la Unión se doblegase a la voluntad británica. Así que, al final, Johnson tuvo que aceptar básicamente el plan que había usado como arma para expulsar a Theresa May del gobierno, tildándolo de inaceptable.

Metemos ahora los conflictos en torno a la pesca, los problemas para mover mercancías, etc. y cada vez más es visible las enormes dificultades que tiene Reino Unido para separarse de la Unión. Pero hay una pieza de importancia que es el hecho de que Boris Johnson se ha visto aquejado por el escándalo de las fiestas durante el COVID, que han minado su escaso apoyo incluso entre los suyos. De modo que, aunque ha superado su moción de censura, su propio partido encuentra su apoyo dividido y él se ha convertido en un presidente muy precario sometido al apoyo del ala más dura del partido, que se encuentra bastante alejada de la realidad.

Y con esto llegamos a la cuestión del Reino DesUnido. Hace dos días Johnson anunció su nuevo plan para renegociar el acuerdo de Irlanda, a lo cual la UE ya ha dicho que no negociará. Y la respuesta, desconectada de la realidad del gobierno británico de nuevo ha suscitado el miedo a que surja una frontera dura en Irlanda, con el propio Sin Feinn (el partido en el gobierno irlandés) diciendo que no apoya las medidas tomadas por Londres.

Y, por si fuera poco, el otro problema se ha reabierto. Traicionados por el Brexit, Escocia lleva jugando un tiempo con convocar un nuevo referendum, y su nuevo gobierno (formado el año pasado), tiene un claro mandato para hacerlo. Sin Reino Unido en la Unión Europea, y teniendo en cuenta que todas las políticas económicas y de homogeneización ya están en su lugar porque Escocia ya era parte de la UE, el proceso de adhesión a la misma si se independiza de Reino Unido podría ser muy rápido. Un proceso basado en la mayoría de escoceses que quieren esa vía.

Lo cual nos lleva ya al presente. El drama tiene claros giros Shakespereanos: un Presidente débil rodeado de quienes pueden rápidamente clavarle un puñal en la espalda como hiciese él con su predecesora; dos reinos antiguamente independientes que han sido traicionados de distinto modo por el Brexit y que podrían optar abiertamente por la independencia de Reino Unido para tratar de encontrar una unidad de nuevo dentro de Europa. Y un pueblo que desaprueba ampliamente la gestión de un gobierno británico aquejado por los escándalos.

Imagen de Boris Johnson cariacontecido.
Boris Johnson se ha encerrado solo en un callejón sin una salida buena, entre el ala dura de su partido, la unión de Reino Unido y su permanencia en Westminster.

El problema de toda esta historia es que hay demasiadas piezas en el aire. Un presidente débil como Johnson puede escoger intentar evitar que haya un referendum en Escocia mientras contenta al ala extrema de su partido con la imposición de su plan en Irlanda. Eso llevaría a una frontera dura en Irlanda, que jugaría a intentar culpar de la misma a Europa, y un creciente problema y debacle. Pero, al menos, habría ganado tiempo, mientras el resentimiento sigue creciendo, en lo que sería una clara huida hacia adelante.

La alternativa, mantener el protocolo europeo pactado y aceptar el referendum en Escocia serían las decisiones acertadas si quiere recuperar apoyo ciudadano, pero le enfrentaría a quienes pueden mantenerle dentro de Westminster dentro de su propio partido. Y podría llevar a la independencia de Escocia, la entrada de esta en la UE y el creciente aislamiento de Reino Unido.

También puede acudir a un gesto de poder y fuerza, quizás no tan extremo como el golpe de estado interno que intentó Trump (con el que a menudo se lo compara), pero que le permita aparentar una posición de dominio que claramente no tiene.

Por supuesto, como siempre, el futuro es imprevisible, pero en este caso está tan candente que probablemente lo vayamos viendo en el paso de unos pocos días, según cómo reaccione el gobierno británico al doble ataque.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de la situación de Reino Unido?

Categories
Actualidad

Coronavirus, relato social y un futuro mejor

El coronavirus, la historia y el poder de la crisis y su narrativa.
El coronavirus, la historia y el poder de las crisis y su narrativa.

La Historia muestra que a menudo, las crisis más fuertes, son herramientas potentes de construcción de un futuro diferente del esperado. Sea el coronavirus o sea cualquier otra, las crisis ponen en tela de juicio el entramado de cada sociedad, poniendo de relieve sus deficiencias, problemas y dificultades. En respuesta, nuevas medidas se pueden tomar para garantizar que esas situaciones no se repitan, llevando a cambios en la sociedad. No se trata, así, de que las crisis sean uno de los motores del cambio social, pero si que actúan como catalizadores y aceleradores del mismo.

Uno de los mayores logros de la segunda mitad del siglo XX para la construcción de una paz ha sido la Unión Europea. Si bien esta crisis ha mostrado que los países siguen compitiendo entre si aunque sean miembros de la Unión, lo cierto es que ya no competimos de modos tan violentos y terribles como hemos hecho en los siglos pasados, e incluso a veces logramos articular respuestas comunes a ciertos problemas, aunque sea tarde y mal.

Categories
Biblioteca

El rol de la Unión Europea en la gobernanza global

Portada del libro que incluye nuestro capítulo "El rol de la Unión Europea en la gobernanza global".
Portada del libro que incluye el capítulo sobre el rol de la Unión Europea en la gobernanza global.

Hoy comparto con vosotros el segundo capítulo que Héctor Puente y yo tenemos en el libro “La Unión Europea: Claves y desafíos actuales del proyecto común”. El libro fue editado por Marcin Roman Czubala y publicado por la editorial Sindéresis.

En este capítulo, recorremos el papel de una buena gobernanza tal y como la propia Unión Europea la define, contrastándola con la realidad que encontramos en el interior de la Unión. Y comparamos eso con la situación global, donde el conflicto entre las potencias está dejando escenarios de cambio en los equilibrios de poder, desde el Brexit a la pérdida de poder de Estados Unidos, el crecimiento de China o el papel ambivalente de Rusia. Todo ello para entender en qué lugar se encuentra la Unión y qué retos y oportunidades tiene por delante a la hora de construirse como un actor de importancia y éxito, al igual que proteger los intereses de los ciudadanos europeos.

Academia: El rol de la Unión Europea en la gobernanza global

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas del rol que la Unión tiene en la gobernanza global?

Categories
Sociología

El Método Monnet

Jean MonnetCuando, después de la Segunda Guerra Mundial, Konrad Adenauer, Jean Monnet, Robert Schuman, Altiero Spinelli y muchos otros se sentaron a crear la futura Unión Europea, en su interior se encontraba el deseo europeísta/federalista de llegar a unos Estados Unidos de Europa. Así aparece expresamente en la declaración Schuman, que reconoce que este es el fin último que se busca. Sin embargo, para llegar a ese fin había muchos escollos (como ha demostrado la historia), uno de los más importantes de los cuales era que entre nosotros, los europeos somos muy diferentes.

Para cambiar esto Jean Monnet ideó su famoso método, por el cual debía surgir la identidad compartida. La base de su modelo se encuentra en la idea de que la identidad de la gente se crea en base a las experiencias que tienen en sus vidas, de modo que si las experiencias son muy dispares, se generan personas muy distintas. Pero también al revés, si las experiencias son compartidas, se generan identidades compartidas.  El Método Monnet, por tanto, se organiza para crear esas experiencias compartidas. ¿Cómo lo hace?

Categories
Reflexiones personales

El futuro de Europa

La Comisión Europea ha iniciado este 60 aniversario del Tratado de Roma declarando parcialmente la guerra a la función callada y subalterna a la que la Alta Autoridad (el antiguo nombre de la Comisión) había quedado relegada en este comienzo de siglo XXI. Y para hacerlo, ha hecho varios movimientos para romper una de las desigualdades fundamentales de la Unión: el hecho de que los beneficios de la misma los Estados se los atribuyen a si mismos, mientras le echan las culpas por las cosas malas. El primer movimiento fue obligar a que los Estados se pronuncien en las comisiones incómodas y el segundo es la publicación del Libro Blanco Sobre el Futuro de Europa, el primero de varios informes que irán saliendo a lo largo del año.

A diferencia de lo que muchos esperaban (para cantar los aleluyas o para maldecir su nombre), en lugar de iniciar el proceso directamente legislativo (al fin y al cabo es su poder como Comisión), lo que ha hecho es crear un debate profundo sobre el futuro de la Unión. Para ello, el informe no da nuevas normas ni elementos concretos, sino que esboza los cinco escenarios que podría implicar el futuro de la UE. No me quiero detener mucho en ellos, así que resumidamente serían:

Categories
Actualidad

Ante la oscuridad, Grecia dio un paso al frente

grecia 1Europa amenazó a Grecia con la salida del Euro, e incluso de Europa; durante una semana han bombardeado con mensajes de miedo, inseguridad, de desabastecimiento; y, al final, incluso ante el peso de todos esos mensajes, Grecia dio un mensaje claro: Europa si, pero no en las condiciones en las que se tratan de imponer desde la troika.

La UE + el FMI han estado imponiendo unas medidas básicamente neoliberales, de recortes y debilitamiento del Estado de Bienestar. Unas medidas que Naomi Klein ya inventarió sus sucesivos fracasos en América Latina, Rusia, Irak, etc. Unas medidas que ya han demostrado su fracaso en el caso griego, con una pérdida del poder adquisitivo de la mayoría de la población, endeudamiento de las instituciones y, en general, un empeoramiento de la situación.

Categories
Actualidad

Grecia y el poder del miedo

grecia“Grecia se acerca al abismo” es una frase que se repite en las conversaciones y en los medios de comunicación. Si Grecia recurre al referendum, si no se aceptan los recortes, si no se inclina la cabeza ante las instituciones de acreedores… lo que queda es la barbarie, la pobreza, salir de la UE, salir del Euro y poco menos que llegar a Mad Max. La Ministra de Agricultura acaba de decir que “las urnas son peligrosas” en televisión, voces han hablado del peligro que supone que la gente decida sobre cosas tan complejas como su economía, que puede ser una pérdida terrible para Grecia…

El resultado es que se impone la sensación de miedo, porque el miedo es la herramienta que tiene muchas veces el poder a la hora de evitar los cambios. Todo cambio implica que el resultado es incierto, porque no se sabe exactamente cómo será el mundo después del cambio y lo desconocido siempre despierta temores. Si a estos temores innatos al ser humano se le une los miedos que fomentan los que van a perder poder, el resultado es mucho más impactante y efectivo como herramienta para neutralizar la sociedad y el cambio.

Categories
Actualidad

¿Grexit o Europexit? ¿Unión o división?

CE7YG8 Cracking EU flag - concept representing euro default / debt / break up of the European UnionEuropa acaba de responder a la jugada de Tsipras de convocar un referendum con su propio órdago: fuera. Y, con ello, si no corrige su posición en los próximos días, habrá confirmado que el sueño de una Europa unida ha engendrado un monstruo, que una comunidad de ciudadanos unidos como era la CEE se ha convertido en una Unión de acreedores. Que, en el fondo, Merkel ve Europa como un banco y ha decidido deshauciar.

Llevo unos días escribiendo sobre el cambio social y el momento histórico en el que vivimos, y pronto retomaré la serie con el resto de posts, pero ahora toca girar la cámara: si estamos viviendo un momento histórico (y lo estamos haciendo), es posible que Europa esté a punto de suspender abismalmente uno de sus exámenes más importantes. Que, dentro de cincuenta años, las generaciones venideras nos miren a todos y digan, ¿pero en qué estaban pensando? Y, desgraciadamente, no habrá una respuesta positiva.

Categories
Libros

Citando y Pensando (15)

Hacía un año que no colgaba una nueva colección de citas de distintos autores y creo que es hora de cambiar eso y renovar el contador. Que, por mucho que me guste hablar de mis ideas, a veces es importante recordar y repensar sobre lo que los grandes han dicho antes. Así que comenzaré con una cita de Lawrence Lessig en su libro El Código 2.0:

Me refiero, más bien, al modo en que los británicos hablan de su “constitución”: una arquitectura – no sólo un texto legal sino un modo de vida – que estructura y constriñe los poderes sociales y legales con el propósito de proteger una serie de principios fundamentales.

Categories
Actualidad

Soberanía y Globalización: Escocia y Más Allá

Cuando en 1648 las potencias europeas se sentaron a negociar la Paz de Westphalia, lo que realmente estaban haciendo (aunque probablemente en ese momento no se diesen cuenta) era sentar las bases para las relaciones internacionales que vendrían a partir de entonces. Y, el más importante de esos pilares era la soberanía: la revolucionaria noción de que los asuntos internos de un Estado eran competencias exclusivas suyas, y que los demás no deberían intervenir en cómo se manejaban. Las relaciones internacionales han avanzado mucho desde entonces, ha aparecido un campo propio de las mismas, y sin embargo (pese a las muchas veces que ese principio ha sido violado) la idea de la soberanía estatal exclusiva sigue siendo el pilar del orden internacional.

Categories
Libros

Crítica de Libro: La Era de la Información vol 3 – Fin de Milenio

Con este libro, Manuel Castells cierra su más famosa trilogía (vol 1, vol 2), la que le ha dado fama mundial. Y lo hace cortando muchos de los flecos pendientes de los libros anteriores y construyendo un discurso bastante redondo. Así pues, como crítica general, lo cierto es que se trata de un buen libro, sin embargo en este caso hay que matizar un “pero” importante.

Lo he dicho en muchas ocasiones y en distintos entornos, pero la primera lección de la sociología es que nunca se puede predecir el futuro. Este siempre toma derroteros inesperados y caminos aparentemente imposibles. Sin embargo, cuando escribes sobre el presente más rabioso, a menudo resulta inevitable aventurar cómo crees que va a ser el futuro. Yo lo he hecho en ocasiones, pese a mi propia conciencia de que inevitablemente me equivocaré en mucho, y Castells lo hace también por mucho que diga que no quiere ejercer como futurólogo.

Categories
Actualidad

Elecciones al Parlamento Europeo (II): el Vistazo Europeo

Ayer echábamos un vistazo en clave nacional a los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo del Domingo, ahora es momento de ver los resultados europeos como conjunto. Y, lo cierto es que encontramos un gran parecido entre unos y otros. Veamos los resultados partido europeo por partido, sin prestar atención a la proyección histórica (cinco años son muchos si tenemos en cuenta los cambios históricos en 27 países) y si a la configuración resultante en el Parlamento.

Categories
Actualidad

Elecciones al Parlamento Europeo (I): España

Seguro que, a estas alturas, estáis aburridos de los análisis sobre los resultados de la jornada de ayer, domingo. Sin embargo, mal politólogo y europeísta sería si no le dedicase al menos un par de posts al tema. Hoy escribiré sobre la clave que más vueltas ha dado en los medios de comunicación (desgraciadamente): la interpretación en clave nacional. Y mañana la interpretación en clave europea. Así que vayamos paso por paso porque, claramente, estas elecciones han traído cosas muy jugosas que comentar.

Categories
Reflexiones personales

Euroscepticismo, Nacionalismo y Europa

El videoblog de Iñaki Gabilondo del 12 de Mayo de 2014 pone el dedo sobre una llaga muy importante a la hora de tratar sobre Europa: el bloqueo y el peligro no se encuentra en el euroscepticismo, como normalmente se dice, sino en el nacionalismo. Puede parecer algo sencillo, pero es una afirmación de mucho calado.

Si echamos un vistazo a la historia europea posterior a la Segunda Guerra Mundial, podemos ver que hay dos dinámicas principales en la construcción de nuestra identidad común: el europeísmo/federalismo y el nacionalismo. El euroscepticismo no juega un papel importante, excepto ligeramente en el caso británico (más nacionalista que euroscepticista).

Categories
El mundo

La Fuerza de Alemania es la Debilidad de Europa

En principio, esto puede parecer una falacia lógica, y hasta cierto punto lo es. Al fin y al cabo, cuando cualquiera de los elementos que forman un grupo se vuelve más fuerte, el poder del conjunto crece como tal. Lo hemos visto al ver cómo la mejora económica alemana ha abierto la posibilidad de que ellos importen productos del resto de la Unión, o que su dinero pueda cubrir deudas y problemas por todo el continente… y, sin embargo, esto último es buen ejemplo de cómo tampoco es tanta falacia como parece.

La clave del asunto radica en la palabra central: conjunto. Ya hemos visto como, ante la amenaza de la invasión británica, las trece colonias americanas se unieron y dieron pie al conjunto que hoy en día llamamos Estados Unidos. Sin embargo, eso no se produce en el caso europeo, donde el “enemigo” que une a los países del continente no es un enemigo exterior sino uno interior: el espectro de la terrible destrucción mutua desencadenada durante la Segunda Guerra Mundial. Y, a medida que el tiempo pasa desde esa guerra, ese fantasma languidece y se debilita, porque cada vez menos gente queda que haya vivido aquellos terribles años.

%d bloggers like this: