Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Detroit: Become Human, un análisis social

August 2nd, 2021
Carátula de Detroit: Become Human
Detroit: Become Human tiene un poderoso discurso sobre el cambio social y la opresión.

Detroit: Become Human es un gran juego de toma de decisiones, una experiencia cinematográfica donde el jugador tiene que escoger y decidir en cuestiones muy interesantes sobre las que vale la pena reflexionar. Elementos como la filosofía, la identidad, la confianza, el amor, los sentimientos, el miedo… en resumen, como dice el propio subtítulo del juego, lo que nos hace ser humanos. Y nos lo hace vivir desde el otro lado del telón, desde el colectivo que, en el universo del juego, teóricamente no tiene nada de todo eso: los androides.

Pero, más allá de su buen guión, de los momentos dramáticos y de tensión, de la buenísima banda sonora o el excelente trabajo de los actores, Detroit: Become Human plantea algunas cuestiones sociológicas y sociales muy interesantes, sobre las que vamos a hablar aquí. Y sobre las que vale la pena jugarlo para enfrentarse “dentro de la piel de los personajes” a esos puntos y conflictos.

El primer punto de interés es el escenario. Seguro que a nadie sorprende que diga que el juego está ambientado en la ciudad de Detroit, en el año 2038. Esto es relevante por la historia y el significado de Detroit como ciudad, y el hecho de que se va muy poquito al futuro, dejándonos casi en el presente modificado. Y es que Detroit, la ciudad de los Pistons, es una ciudad enormemente industrial, basada durante buena parte del siglo XX en la industria del automóvil. Con la globalización y los cambios en los modelos productivos, buena parte de esa industria fue abandonando la ciudad, y con el golpe de la crisis de 2007 la situación en Detroit se deterioró gravemente. Una situación que llevaría, golpe tras golpe, a que en 2013 el estado de Michigan tuviese que hacerse cargo de la ciudad y esta entrase en quiebra. Aunque ha salido de la quiebra, la situación sigue siendo complicada, con altas tasas de paro, casas abandonadas, etc., agravado de nuevo por el golpe del COVID.

Con este trasfondo de la ciudad, Detroit: Become Human escoge esa ciudad y ese escenario por uno de los principales discursos del juego: el riesgo que tiene la automatización. Desde el siglo XVIII con los luditas, siempre ha habido quien se ha enfrentado a los cambios tecnológicos en la medida en que la automatización de las fábricas iba destruyendo puestos de empleo. La automatización de las fábricas y el campo potenciaron el desarrollo del sector servicios y, una vez ese se ha ido automatizando también, ha impulsado el desarrollo del sector informacional. En el universo de Detroit: Become Human, esta narrativa se ha visto potenciada por la aparición y desarrollo de los androides, lo cual ha llevado al creciente peso de estos en el mercado laboral, desplazando a los humanos de sus trabajos… y llevando a unas altísimas tasas de paro (31% cuando empieza el juego) que se ven que van a continuar incrementándose a medida que se desarrollan nuevos androides y estos están adaptados para nuevos empleos (hay noticias en el juego de androides en el ejército, en la música, escribiendo novelas…).

Esto ha generado una creciente división social en la ciudad, entre aquellos con recursos suficientes para tener androides, que viven vidas mucho más cómodas donde estos les solucionan los problemas; y, en el otro lado del espectro, aquellos que no se los pueden permitir y que, a menudo, han perdido sus propios trabajos y medios de subsistencia debido a que han sido sustituidos por androides. Los primeros, los ricos, tratan a los androides como esclavos y sirvientes; los segundos, los pobres, han llegado al odio a los androides que han destruido su modo de vida, sus profesiones y sus futuros.

Y este es uno de los puntos centrales del paralelismo del juego y la sociedad real, especialmente histórica. Los androides en el juego son extremadamente humanos (tienen sangre azul, órganos internos, etc.), lo cual hace muy sencillo el paralelismo entre ellos y cualquiera de los colectivos esclavizados a lo largo de nuestra larga historia como especie, e incluso en nuestro presente. Sobre los androides se dirigen muchos de los discursos que hoy escuchamos sobre los inmigrantes (el odio porque vienen a quitarnos el trabajo siendo el mejor ejemplo, pero también el miedo a lo diferente, la deshumanización, etc.). Y, a través de poner al jugador en la piel de esos androides, lo que hace es que el jugador sienta (especialmente durante el comienzo del juego) la deshumanización que viven esos colectivos, la opresión, la injusta desigualdad, el desprecio, el miedo, etc. Viviéndolo en carne propia, a través de los personajes virtuales, los jugadores sienten lo que esa gente muy real siente en situaciones similares, esperemos que aprendiendo a través de la experiencia a ser más empáticos con el resto de personas.

Los androides, para conseguir ese efecto, son excesivamente humanos para lo que objetivamente tiene sentido. En Detroit: Become Human, los androides respiran, tienen sangre azul, tienen órganos internos, etc. Uno de los elementos centrales de muchos de ellos es, por ejemplo, su miedo a la muerte, algo que probablemente un androide no sentiría de esa manera, debido a que se pueden reparar y volver a encender después, sin muerte real (como puede ocurrir en la historia con algún personaje, según sean nuestras decisiones). Este exceso de humanización tiene el objetivo muy real de hacer que hagamos esa conexión empática con ellos, que los humanicemos y nos veamos reflejados en sus miedos y temores, porque (por usar el mismo ejemplo) los humanos si que tememos la muerte ya que no podemos ser reparados. Esto permite que, de modo narrativo, surjan un montón de escenas dramáticas e impactantes para el jugador (que al fin y al cabo es un humano) y con ello el guión consiga el efecto del que hablaba en el párrafo anterior.

Siendo ese marco de decadencia económica, inmigración y desempoderamiento y esclavitud el marco central del juego, cada uno de sus tres protagonistas tiene una historia bien diferente que permite mostrar distintos ángulos sobre esos temas, o explorar otros temas diferentes.

Escena de Marcus liderando una protesta en Detroit: Become Human.
En Detroit: Become Human, Marcus se encarga de contar la historia de la revolución y el cambio social.

El más sencillo de explicar, pero sociológicamente también el más interesante, es el papel de Marcus y su historia. Marcus empieza siendo un androide privilegiado y, a través de los eventos que tienen lugar a comienzos del juego, acaba liderando el movimiento social que busca la emancipación de los esclavos androides. Puede buscar vías pacíficas a lo Gandhi o vías más violentas y revolucionarias, como en la Revolución Francesa, pero el centro de la historia de Marcus es precisamente cómo funcionan los grandes engranajes del cambio social. La capacidad de conectar con otros explotados, de darles objetivos y esperanzas, de organizarse y trabajar juntos son algunos de los mimbres con los que se entreteje su historia, permitiendo al mismo tiempo mostrar las dudas, los miedos y las tentaciones de aquellos que se encuentran en el centro de esas dinámicas. No es sorprendente que el personaje de Marcus sea negro, porque su trama reverbera de principio a final con los ecos del movimiento por la igualdad de derechos raciales, pero se puede extrapolar a cualquier colectivo oprimido.

Un ángulo muy interesante en cómo avanza su historia y las consecuencias de la misma, es el de la opinión pública. Según las acciones que tomemos, la opinión pública puede mostrarse a favor o en contra de los androides y su independencia, siendo manipulada a menudo por los medios de comunicación. Y esta mecánica que sale a lo largo de la historia de Detroit: Become Human es extremadamente importante cuando hablamos del cambio social en las sociedades democráticas del presente (dejemos el debate sobre la democracia para otro día). Uno de los éxitos del movimiento Black Lives Matter de 2020 fue precisamente ser capaz de ganarse a la opinión pública americana, generando una coalición muy amplia de simpatizantes de todas las etnias, géneros y edades. Así es como funcionan los grandes movimientos sociales, generando conciencia social y, con ello, cambiando el modo en que la población entiende la situación, porque cambiando el marco de interpretación cambiamos las acciones que se pueden realizar. Por eso la opinión pública es central en los procesos de cambio social, porque indica cuales son las percepciones dominantes de la situación y, con ello, a qué cambios se pueden llegar, qué acuerdos se pueden negociar, etc.

Connor investigando una escena del crimen, en Detroit: Become Human.
Por su parte, Connor pone la parte más filosófica sobre ser humano, en Detroit: Become Human.

El segundo personaje, Connor, nos mete en la trama más detectivesca y de thriller, porque está trabajando con la policía para resolver la situación (en principio, en oposición a los otros dos personajes). Pero a través de Connor es cuando se ve mejor otro de los puntos centrales del juego, el debate en torno a lo que define a una persona como viva, frente a ser una máquina. Connor empieza como una máquina, muy avanzada pero máquina, un androide enviado a cazar androides rebeldes (esos ecos de Blade Runner…), y según las situaciones y decisiones que vamos tomando, empieza lentamente a cuestionarse (o no) esa misma situación. ¿Son los sentimientos algo real, o simplemente un error en la programación lógica? ¿Se puede tener empatía con una máquina o si tenemos empatía es porque reconocemos su “humanidad”? Todo ese tipo de cuestiones se reflejan en sus interacciones con el entorno así como en su relación con su compañero, Hank, un detective humano digno de una novela de serie negra, con todo el cinismo, alcoholismo y demás que corresponden a su arquetipo.

Pero, precisamente porque Connor trabaja para la policía, nos permite ver la otro cara de la moneda de la historia de Marcus, al mostrarnos los intereses de los poderosos. Sea a través de la corporación CyberLife que crea a los androides y directamente es la que controla a Connor, a través de los choques entre la policía y el FBI, el ejército, etc. Connor nos permite ver todo el set de preocupaciones que tiene la sociedad ante la creciente posibilidad de una revolución de los esclavos (como en Roma, pero esta vez con androides). Detroit: Become Human no profundiza demasiado en este aspecto de la perspectiva de los poderosos, lo cual es una lástima, pero aporta lo suficiente como para que podamos componernos un interesante contrapunto.

Kara y Alice en una escena juntas en Detroit: Become Human.
Kara y Alice tienen la historia más humana, centrada en la familia y los sentimientos, un buen contrapunto en Detroit: Become Human.

Finalmente, la historia de Kara se adentra un poco en la parte más micro, lo más personal, frente a las grandes historias de cambio social (o resistencia al cambio) de los otros dos. Kara tiene una historia mucho más humana, de una madre y su hija, como pueden tenerla millones de refugiados o emigrantes en el mundo. A Kara le preocupa principalmente sacar a Alice (la niña) del peligro buscando con ello abandonar Detroit y tratar de llegar a la tierra prometida (Canadá). Ella no busca la libertad en el gran cambio social, estructural y sistémico de Marcus, sino que busca la libertad de llegar a un sitio nuevo y empezar desde cero sin que la odien, un lugar donde poder construir una vida familiar feliz.

Uno de los aspectos interesantes que ofrece esta historia desde la perspectiva social, es el discurso de Detroit: Become Human en torno a la familia. Una de las cosas que sale mencionada a menudo es que los humanos cada vez tienen menos relaciones sentimentales con otros humanos, sustituyéndolos por androides que son serviles y les proporcionan relaciones fáciles y sin complicaciones (como dice el propio creador de los androides). Pero estas relaciones fáciles se deben precisamente a que una de las dos partes de la relación (el androide) está totalmente desempoderado con respecto a la otra parte, generando relaciones sencillas como hay en el mundo real cuando se da ese diferencial de poder tan marcado (por ejemplo, una relación entre un amo y una esclava en una plantación americana). Son, en todos los casos, relaciones de abuso, porque una de las partes no es libre para dar o no su consentimiento. Así, tan pronto Kara consigue su propia libertad, lo primero que vamos a ver es que las relaciones con los androides son tan complejas y profundas como con cualquier ser humano… porque son humanos. Cuando quitamos el bloqueador que inhibe a la otra persona, que la mantiene sumisa y obediente, por necesidad la relación que surge será más rica, pero también más complicada, porque tiene que tener en cuenta en igual medida las necesidades de ambas personas, no solo la del poderoso.

Todos estos, y probablemente muchos otros, discursos se van sucediendo a lo largo de las horas que dura el juego. Podríamos hablar de cosas como el modo en que se muestra la discriminación y la segregación en detalles como el indicador LED de los androides, la ropa que llevan o las bandas de sus brazos, con sus reminiscencias a los judíos en el régimen nazi. Las referencias al tren subterráneo que sacaba a la libertad a los esclavos negros o personas como Schindler en el caso nazi. O el modo en que usa los periódicos para hablar de temas que van desde el ecologismo, al choque político entre potencias por el control del ártico. O de otras innovaciones en la vida como la automatización de los vehículos, que veremos probablemente en poco tiempo. O el modo en que se ve bien la brutalidad con aquellos desempoderados, incluso su exterminio, cuando la mayoría tiene miedo de ese colectivo y lo justifica (una vez más, los campos de exterminio nazi vienen a la memoria, pero también casos más recientes como el caso de George Floyd que dio lugar al movimiento de Black Lives Matter).

Lo que importa de todos estos discursos y los que me he dejado en el tintero es que no son expuestos como argumentos fríos o racionales, sino que son construidos en el mundo en los pequeños detalles (como el hecho de que los androides son propiedades mercantiles, y la escena en que los liberan de las tiendas tiene un claro mensaje similar a lo que ocurriría en un mercado de esclavos) y en los diálogos que van teniendo lugar. No nos explican estas cosas, nos hacen vivirlas y, además, nos las hacen vivir desde el punto de vista del desempoderado, del rebelde, del que es esclavo. Detroit: Become Human no habla de androides, habla de la clase de humanos que somos, hemos sido y queremos ser, y la clase de sociedades que construimos juntos. Que sean esclavos africanos, inmigrantes mexicanos o refugiados de Oriente Medio no es diferente a que sean androides. Solo es una pequeña capa de fantasía para hablar de cosas muy reales y muy importantes en este mundo del siglo XXI donde la esclavitud y la opresión lejos están de desaparecer, solo han tomado aspectos más suaves, sutiles y perniciosos.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de Detroit: Become Human?

¿Qué es la sociología?

March 21st, 2021
Imagen que muestra una lupa estudiando a un grupo de gente, mostrando así como la sociología nos estudia a todos como conjuntos sociales.
¿Qué es la sociología? Es el estudio de quienes somos todos nosotros juntos.

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.

Gustavo Adolfo Becquer

Curiosamente, las palabras que Becquer dedicó a la poesía son perfectamente válidas para la sociología. Sociología eres tu, y soy yo, y tus vecinos, y muchas más cosas. Hace 14 años, la andadura del blog comenzaba con esta misma pregunta, y ahora, tantos años después, voy a volver a enfrentarme a ella, pero lo voy a hacer desde una perspectiva nueva, espero que algo más sabia, fruto de muchos años lidiando con esta cuestión. ¿Qué es la sociología? Bueno, veamos qué revela tu pupila azul…

La definición más clásica de la sociología sería algo así como “la disciplina científica encargada de estudiar la sociedad”. Y, sin duda, es cierto. Pero cuando tratamos de ir más allá de esa definición tan somera, acaba habiendo tantas respuestas como sociólogos a los que preguntes, incluso más. Victor Sanz por ejemplo hizo una buena respuesta al respecto en su canal de Youtube. Y yo mismo, en mi versión del pasado, respondía a “qué es la sociología” básicamente enfrentándome a la pregunta desde el punto de vista de “qué hace la sociología”, algo que tiempo después revisité cuando hice el post sobre salidas profesionales de la misma.

La Emergencia del Campo Interestatal

March 21st, 2021
Esfera de hecha con las banderas del mundo, que ejemplifica cómo la emergencia del campo interestatal cambia a todos los países.
La emergencia del campo interestatal es un proceso que cambia el modo en que funciona el planeta entero.

Por cambios en la vida he descubierto que el link original a este artículo había dejado de funcionar, y siendo el primer artículo que publiqué en su momento en una revista científica, le tengo especial cariño. Así que lo he subido de nuevo a Academia pero con el contenido completo de La Emergencia del Campo Interestatal para que, en caso de que la página de La Balsa de Piedra siga caída, el artículo se pueda leer.

En cuanto al tema del que trata, La Emergencia del Campo Interestatal es un artículo que resume la idea central de la que fue mi tesis: la idea de que, ante nuestros ojos, está emergiendo un campo de relaciones políticas globales donde distintos actores actúan y toman posiciones. Fue publicado originalmente en 2013 con lo cual algunas de las cosas hoy en día habría que actualizarlas un poco, pero buena parte de los temas tratados siguen igual de vigentes hoy que entonces, especialmente tras avivarse con debates como la crisis sanitaria actual que vive el mundo, o el reciente Brexit. ¡Espero que os sea interesante!

Link en Academia

Link original de la revista La Balsa de Piedra (actualmente no funciona)

Costan Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de la emergencia del campo interestatal?

El segundo impeachment a Trump

February 14th, 2021
El proceso de impeachment a Trump empezó con su aprobación en el Congreso.
El proceso de impeachment a Trump empezó con su aprobación en el Congreso.

El Senado norteamericano acaba de cerrar el segundo impeachment a Trump, una especie de moción de censura a la americana, y su historia es relevante para algunas de las cosas de las que hablamos en este blog, y tiene implicaciones más amplias que son interesantes. Por eso, vamos a echarle un ojo, en relación además con un post que escribí en otoño acerca del modo en que mueren las democracias, que es particularmente relevante ya que, aunque la norteamericana sobrevivió a Trump (al menos de momento) estos eventos ilustran un proceso peligroso que se puede dar en cualquier democracia y en cualquier momento, y para el cual ya tenemos otros exponentes como Bolsonaro en Brasil.

Os voy a contar toda la historia, resumida, del impeachment para aquellos que puedan no estar familiarizados con ella y lo que llevó a que tuviera lugar. Aquellos que si lo estéis podéis saltar directamente a la sección de Consecuencias.

The Comey Rule (La Ley de Comey)

February 4th, 2021
The Comey Rule nos introduce en un interesante momento histórico de EEUU.
The Comey Rule nos introduce en un interesante momento histórico de EEUU.

The Comey Rule nos cuenta la historia de James Comey, quien fue director del FBI desde el comienzo de la presidencia de Obama hasta principios de la de Trump. Si bien su historia se centra especialmente en el periodo de la investigación de los emails de Hillary Clinton y cómo eso influyó en las elecciones de 2016 que harían que Trump ganase, el centro de la serie es una discusión muy interesante sobre la ley, el respeto, la interferencia rusa en las elecciones, etc. Para contar esta historia, que en el fondo tiene pocos “hechos interesantes” a nivel cinematográfico, pocos momentos épicos y que además cubre largos periodos de tiempo, especialmente el último año de Comey en el FBI, la serie se sostiene durante sus cuatro horas en un conjunto de actores que están simplemente soberbios, en una puesta en escena muy trabajada y en un papel suave pero apropiado de la música. Todo esto hace que nos metamos de lleno en lo que nos está narrando, y nos deja espacio a cada uno para llegar a nuestras propias conclusiones.

Y es que, en este sentido, The Comey Rule pone sobre la mesa muchas cuestiones importantes no solo para entender ese momento histórico sino para todas las sociedades del mundo. El primero de cuyos puntos, quizás el más importante, es la cuestión de los valores. Comey sale descrito como la clase de persona que tiene unos valores muy fuertes (la independencia del FBI, el deber de proteger a los ciudadanos, hacer lo correcto…) que guían sus acciones y las de la institución a su cargo durante el tiempo que en ella está. Y, durante buena parte de ese tiempo, esos valores son eficaces en granjearle el apoyo de los miembros del FBI e incluso del Presidente Obama.

Sin embargo, el centro de la historia surge porque, en realidad, en el mundo moderno los valores normalmente chocan contra la eficacia política. La cuestión de los emails es uno de los momentos que mejor lo reflejan: todos en el FBI saben que es un mal asunto meterse a investigarlo, que es una bomba que no se puede manejar bien dentro del plazo de unas elecciones que ya están en marcha. Es, a nivel objetivo, un error estratégico… y, sin embargo, es lo correcto. La política es la base sobre la que se construye el mundo en el que vivimos, es mucho más que simplemente las instituciones de gobierno, y buena parte del territorio político es un territorio ideológico donde los valores se enfrentan entre si por alcanzar una hegemonía en la ideología de una sociedad (es la base del funcionamiento de la sociedad civil).

Democracia, deslegitimación y cambio social

November 15th, 2020
Nuestro artículo, publicado en la revista Barataria.

Hoy comparto con vosotros el último artículo que nos han publicado a Héctor Puente y a mi, titulado “Democracia, deslegitimación y cambio social: el videojuego como dispositivo de cuestionamiento político”. Ya se que el título es un poco largo, pero es lo que hay. Fue publicado en el número 29 de la revista Barataria, Revista Castellano-manchega de Ciencias Sociales. Está dedicado a ilustrar cómo los jugadores de videojuegos pueden aprender muchas lecciones muy valiosas sobre la política y la democracia según los juegos a los que juegan, y cómo esto conlleva unos aprendizajes que luego se transforman en motores de un cambio social real fuera de las pantallas. De hecho, el resumen del artículo dice:

Tradicionalmente, el Estado ha organizado una serie de instituciones que garantizan el aprendizaje y adoctrinamiento en el sistema. Pero las democracias llevan en crisis de legitimidad desde la crisis económica de 2007/08, una deslegitimación que crece a medida que las TIC llevan nuevos modelos políticos e ideas de un lado a otro del mundo. Un entorno digital que transporta valores culturales a través de todos los productos mediáticos, siendo los videojuegos uno de los más importantes hoy en día. Esto los ha convertido en un campo de aprendizaje y experimentación que ha llevado a la aparición de espacios políticos en los videojuegos (como manifestaciones o escenarios de lucha y activismo), exigencias a las compañías desarrolladoras, estructuras de relaciones más horizontales y muchos espacios de discusión identitaria (como el género). Aprendizajes que los ciudadanos obtienen en su tiempo de ocio pero que no se olvidan cuando desconectan de sus juegos, sino que quedan insertados en sus identidades.

Para los que estéis interesados en este tema, como siempre os dejo los links para que podáis descargarlo gratuitamente.

Este es de la revista Barataria

Y este es el de mi página de Academia

¡Espero que os sea interesante la lectura!

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas sobre este artículo sobre cómo los videojuegos afectan a la forma en que entendemos la política?

La moción de censura de Vox

October 23rd, 2020
La moción de censura de Vox no buscaba realmente cambiar el gobierno.
La moción de censura de Vox no buscaba realmente cambiar el gobierno.

Estos días hemos asistido a lo que oficialmente es el intento por parte de Vox de derribar un gobierno y sustituirlo por otro, siguiendo los caminos democráticos para ello. En contra de lo que se dijo en su momento de golpismo y demás en torno a la moción de censura que pone fin al anterior gobierno popular, es una vía perfectamente válida y perfectamente democrática (al menos, si consideramos lo que tenemos una democracia y no la partitocracia que he defendido a menudo que es). Sin embargo, esta moción es extremadamente diferente a la anterior en el punto clave: el objetivo a alcanzar.

En España, la moción de censura es de caracter constructivo. Esto no significa que el debate tenga que ser civilizado o con ideas propositivas de caminos para mejorar, sino que lo que se vota es la sustitución de un gobierno por otro específico. En este caso, la sustitución del PSOE por Vox. Si se tratase de una moción que llevase simplemente a la convocatoria de nuevas elecciones, el análisis sería muy diferente, pero no es el caso.

The Red Strings Club

August 3rd, 2020
The Red Strings Club nos introduce en un mundo noire y cyberpunk donde decidir cuestiones morales y sociales.
The Red Strings Club nos introduce en un mundo noire y cyberpunk donde decidir cuestiones morales y sociales.

Sin duda, The Red Strings Club no es un videojuego al uso y, en muchos sentidos, como juego se lo podría considerar pobre. Primero, por su escasa duración, que hace que parezca más el prólogo al juego principal que un producto completo. Segundo, porque buena parte de la jugabilidad se basa en la toma de unas decisiones que, sin embargo, en buena medida el juego no explora a posteriori pues sus consecuencias se sentirían tras el final del mismo. Y porque los tres tipos de minijuegos en los que basa su jugabilidad son desiguales y no demasiado ricos, siendo sin duda el mejor el de hacer bebidas con lo que ello implica.

Pero eso todo, que en buena medida lo convierte en un juego mediocre, no deja de hacer de él una experiencia interesante, por una razón central: nos obliga a pensar sobre el mundo en el que vivimos.

Coronavirus, relato social y un futuro mejor

May 2nd, 2020
El coronavirus, la historia y el poder de la crisis y su narrativa.
El coronavirus, la historia y el poder de las crisis y su narrativa.

La Historia muestra que a menudo, las crisis más fuertes, son herramientas potentes de construcción de un futuro diferente del esperado. Sea el coronavirus o sea cualquier otra, las crisis ponen en tela de juicio el entramado de cada sociedad, poniendo de relieve sus deficiencias, problemas y dificultades. En respuesta, nuevas medidas se pueden tomar para garantizar que esas situaciones no se repitan, llevando a cambios en la sociedad. No se trata, así, de que las crisis sean uno de los motores del cambio social, pero si que actúan como catalizadores y aceleradores del mismo.

Uno de los mayores logros de la segunda mitad del siglo XX para la construcción de una paz ha sido la Unión Europea. Si bien esta crisis ha mostrado que los países siguen compitiendo entre si aunque sean miembros de la Unión, lo cierto es que ya no competimos de modos tan violentos y terribles como hemos hecho en los siglos pasados, e incluso a veces logramos articular respuestas comunes a ciertos problemas, aunque sea tarde y mal.

Las tres principales fuentes de cambio social

January 17th, 2020
El Imperio Romano es un gran ejemplo de cambio social en toda su complejidad.
El Imperio Romano es un gran ejemplo de cambio social en toda su complejidad.

Si miramos hacia atrás en el tiempo, es inevitable ver que el mundo ha cambiado mucho. Solo contando el breve tiempo en que hemos estado en la Tierra como homo sapiens sapiens, nuestro modo de funcionar, vivir, sentir, trabajar, hacer, competir, colaborar, crear… todo, ha cambiado dramáticamente un montón de veces. Las sociedades resultantes de la combinación de todas esas cosas se vuelven irreconocibles a si mismas según pasa el tiempo y cambian sus valores, sus instituciones, sus ambiciones. Ese es el resultado del cambio social.

Vivimos hoy en día en un mundo de cambio social acelerado, donde proceso se da cada vez con más frecuencia, en intervalos más y más cortos. Si la vida de un campesino medieval probablemente fuera muy similar a la de su padre y abuelo, nosotros podemos notar cambios dramáticos en la nuestra simplemente mirando 10 años hacia el pasado. Para ello, el cambio se genera históricamente (de un modo breve y simplificado) por tres vías distintas.

Critica de serie: The Expanse

December 19th, 2019
Los protagonistas principales de The Expanse
Cartel promocional de The Expanse, con sus protagonistas principales.

The Expanse es, probablemente, una de las mejores series de ciencia-ficción que se han hecho. Adaptando una serie de novelas de James S. A. Corey (que no he leído aún, así que no puedo comparar), se nota muchísimo esta influencia en el sentido de que el guión va muy cuadrado de principio a final, sin los típicos saltos y problemas que suelen tener las series con el paso de una temporada a otra. Las interpretaciones de los actores empiezan algo flojas, pero van mejorando muchísimo con el paso de las temporadas, y la estética, efectos especiales y demás están a un altísimo nivel. Y una serie que además tiene una multitud de registros narrativos, desde la parte más de cine negro al drama político, de la épica espacial a la historia de amor, etc. la serie se mueve con mucha soltura en muchos distintos estilos que la dotan de una gran complejidad que, sin embargo, no se siente forzada.

Pero en este blog, lo que nos preocupa son otras cosas. Primero de todo, un elemento interesante, es el hecho de que es ciencia-ficción dura: la física funciona como debe, hasta donde la conocemos, y el resultado es una serie que se siente perfectamente creíble. Y más allá, cuando The Expanse plantea un mundo, lo hace teniendo en cuenta los elementos que la ciencia sabe de nuestro sistema solar y más, construyendo con eso sus personajes y entornos como bien podrían ser. Uno de los aspectos clave es el papel que la gravedad tiene, porque la gente que no ha nacido en la Tierra no tiene el cuerpo preparado para la gravedad terrestre (la marciana, por ejemplo, es un tercio la de la Tierra) lo cual tiene un impacto enorme en el guión y desarrollo de la serie (aunque la parte estética que implica se la han olvidado, probablemente por cuestión de presupuesto). Y los combates espaciales realmente muestran el impacto de la física, cómo realmente se mueven las naves en el espacio (que no es como en Star Wars), o cómo el peligro de descompresión o de exceso de aceleración son problemas reales que manejar.

El cordón sanitario a Vox

November 13th, 2019
Santiago Abascal no debe, solo, recibir un cordón sanitario, sino que se debe combatir a la raiz del problema
Abascal, el cordón sanitario y el cambio social: un cóctel explosivo

Cada vez se oye más hablar de que los resultados de las últimas elecciones y el ascenso de Vox son el fruto de que, a diferencia de otros países, en España no se le ha hecho un cordón sanitario a Vox. No se les ha aislado, ignorado, expulsado de la esfera pública. No se les ha cortado el acceso a los medios de comunicación, ni nada por el estilo. A menudo, se correlaciona con la célebre frase de que no se puede ser tolerante con el intolerante.

Sin embargo, en mi opinión, la realidad es muy distinta. 52 escaños son muchos votos, 3,64 millones para ser exactos, y eso es más grande que un partido. Eso nos está hablando de una realidad social que hay que abordar y sobre la que hay que trabajar, no poner un cordón y esperar que se quede contenida.

Análisis de las elecciones noviembre 2019

November 11th, 2019
Resultados de las segundas elecciones generales de 2019
Resultados de las segundas elecciones generales de 2019.

Supongo que el comienzo de este análisis de estas segundas elecciones de 2019 debería ser algo del estilo de “me equivoqué en el anterior. Y me equivoqué porque pensé que sería tan desastroso para la izquierda ir a unas nuevas elecciones, que eventualmente serían capaces de pactar y llegar a un acuerdo. Y la realidad es que no han sido capaces y que el orgullo/soberbia de Sánchez ha empeorado todo. En una democracia representativa como esta y como muchos países europeos, los pactos de gobierno y los gobiernos conjuntos son cosa frecuente con parlamentos divididos; pretender gobernar en solitario y con mayoría absoluta es una quimera cada vez menos viable.

Por eso decía hace unos meses que eran como las primeras elecciones generales reales de una democracia compleja, donde el bipartidismo había llegado ya roto. Y los juegos tradicionales del bipartidismo no iban a funcionar para formar gobierno. Pues aquí estamos, con un Presidente en funciones aferrado a unas herramientas que ya no funcionan, y que condena al país a un gobierno aún más inestable, si es que se logra organizar uno esta vez y no vamos a otras elecciones en 2020.

Crítica de serie: The Boys

August 22nd, 2019
The Boys cartel publicitario.
Cartel publicitario de The Boys, mostrando a los “superhéroes”

Recientemente estrenada por Amazon, The Boys es la nueva serie de superhéroes. Una buena historia con una perspectiva más oscura sobre los superhéroes, en un mundo muy cínico. Buenas interpretaciones, un buen guión bastante bien atado, y algunos giros muy bien planteados, con más profundidad de la esperada en los personajes además. Sin embargo, personalmente, la encuentro menos rompedora de lo que muchos dicen, aunque sin duda vale la pena verla.

Pero sociológicamente, su discurso pese a ser algo exagerado, tiene muchos puntos de interés. Especialmente, como ocurrió antes con Luke Cage, en el modo en que construye su propio mundo. En este caso, un mundo mucho más cínico y oscuro que el de las series de Netflix, pero con interesantes reflexiones que observar.

Análisis de las elecciones andaluzas de 2018

December 3rd, 2018

Resultados elecciones andaluzas 2018Hete aquí que no suelo ser proclive a analizar todas las elecciones que se dan en España y que, sin embargo, por segunda vez le toca a las andaluzas. Y esto se debe a que no solo es la Comunidad más poblada sino que, además, en este caso los resultados son cuanto menos diferentes a los anteriores. Si a esto sumamos que me lo han pedido, pues razón de más para sumergirnos en estos números.

Pero, antes que nada, es importante señalar la relevancia de la casuística. Los resultados de Andalucía (como del resto de Comunidades) no son extrapolables del todo a España en su conjunto porque la identidad andaluza es muy diferente a la de otras regiones. Prueba de ello es el tradicional dominio del PSOE en la Comunidad, frente a otras como Galicia donde tradicionalmente domina el PP. Así que, antes de empezar a dar saltos sobre la invasión de Vox a España o cualquier cosa por el estilo, es importante resaltar esa pequeña pero muy importante cuestión. Dicho lo cual, vamos viendo la trayectoria de los distintos partidos.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: