Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Descanse en Paz: Adolfo Suárez - Tribulaciones de la Clase Ociosa

Descanse en Paz: Adolfo Suárez

March 25th, 2014

Adolfo Suárez acaba de morir, y eso no es noticia para nadie tras el bombardeo de los medios de comunicación al respecto. Como tampoco lo es que ahora sale la derecha a ensalzarle como el gran faro, y la izquierda a criticarle por su vinculación con el autoritarismo franquista. Sin embargo, yo que soy de izquierdas, voy a hacer de abogado del diablo y defender los grises de una figura compleja a la que le tocó vivir un tiempo complejo, como hice en su momento con Fraga. Con esto no quiero decir que no esté de acuerdo con las muchas críticas que se le pueden hacer a esta figura, críticas muy acertadas y apropiadas muchas de ellas, sino que en ocasiones hay que recordar el otro lado también.

La primera cosa que hemos de recordar, y quizás la más importante, es que cada uno está atado en las acciones que puede tomar por los límites de su tiempo. Por supuesto, siempre se puede hacer más y menos, pero superar ciertos límites tiene consecuencias que pueden destruir toda una carrera y toda una labor, como ir a la cárcel, perder cargos, etc. Y esto destruir toto el trabajo avanzado.

Con esto en mente, lo que quiero recordar en gran parte es una labor muy concreta de las muchas que engloban su vida: Suárez fue un hombre capaz de forjar puentes de unión en un mundo con oposiciones muy claras entre demócratas, autoritarios, anarquistas y comunistas. Con un PC muy fuerte y los restos del Régimen aún muy vivos, Suárez fue capaz de iniciar una Transición que llegase a sentar a los distintos sectores a construir una Constitución democrática juntos. Una Constitución que ha conseguido que nos sentemos hoy en día y podamos escribir y leer esto sin problema, a diferencia del caso egipcio, o de la destrucción de libertades actual en Turquía.

A menudo, con relación a esto, se señala que la Constitución no es perfecta y que los problemas actuales son fruto de ella. Es cierto. La Constitución era el pacto que gente muy distinta podía aceptar como reglas básicas del juego, pero nunca se esperaba que estuviese escrita en piedra. Al contrario, tiene un mecanismo claro (aunque con cierta complicación) para poder ser modificada en bsae a los tiempos cambiasen y, con ellos, las opciones políticas a disposición de los gobernantes. Sin embargo, aún pese a las mayorías absolutas bastante amplias que hemos visto, parece que la Constitución es sagrada, y sólo se modifica en la cantidad mínima posible de veces.

Y aquí es donde está el error. Los errores actuales del sistema político son producto de los límites de lo que era posible pactar entonces, junto a errores que sólo el tiempo ha ido mostrando. Es hora de que una nueva generación de políticos, ya nacidos y educados en la democracia, comience a modificarla para dar salida a las necesidades de mayor participación posible en la sociedad, de hacerla más participativa ante los ciudadanos. La Constitución no es sagrada, es una herramienta, un pacto en común de los que habitamos en este país, y como tal debe actualizarse en base a las necesidades y las circunstancias.

En cierta medida, es simbólico y apropiado que Suárez muriese entorno al día del 22-M, cuando una masiva manifestación social hablaba precisamente de esas necesidades de reforma. Con un sistema político completamente desligitimado por sus fracasos y su corrupción. Con unos partidos políticos incapaces cada vez más de encauzar la voluntad popular que requiere cada vez más su propia voz. Y con unos medios de comunicación que parecen más interesados en hablar de la muerte de la persona que lo que ello implica y cómo se relaciona con el mundo del hoy.

Descansa en paz, Adolfo Suárez, hemos recibido tu legado. Ahora es hora de que una nueva generación, un nuevo mundo, contribuya a mejorarlo y perfeccionarlo, a construir una sociedad política más eficaz, mejor engranada en una Europa que responda a sus necesidades, etc. Descansa en paz, Adolfo Suárez, a nosotros aún nos queda mucho trabajo por delante antes de merecer el descanso.

Costán Sequeiros Bruna

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

%d bloggers like this: