Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Interacción Social en un Encuentro Aleatorio - Tribulaciones de la Clase Ociosa

Interacción Social en un Encuentro Aleatorio

June 3rd, 2015

interaccionEsto que os voy narrar ahora es un encuentro que acabo de presenciar y que a cualquiera de nosotros ha vivido un millón de veces. Por eso es interesante. La mujer A va camino (probablemente) de casa y se encuentra con la mujer B que está paseando al perro y esto es lo que hablan:

A: Hola.
B: Hola, ¿qué tal?
A: Aún me duele mucho el ojo.
B: Ya, es que eso es muy fastidiado, a mi…
A (interrumpe): ¿y tú, qué tal?
B: Bien, aquí, paseando al perro.
A: Ya veo, bueno, te dejo, hasta luego guapa.
B: Adiós.

Y cada una se va en su dirección. ¿Qué ha pasado aquí? ¿Por qué me parece interesante?

En este intercambio, con tan pocas palabras, se produce una interacción que, sin embargo, es muy rica en contenido. No se han dicho nada y, a la vez, se han dicho mucho, porque han cumplido con un ritual muy complejo y antiguo: mantener viva una relación social.

Y ese es el primer punto importante. Nos cruzamos a diario con decenas de personas a las que ni miramos más de unos breves segundos, si estas dos mujeres se pararon a saludarse lo primero que se han dicho es “hola, reconozco que nos conocemos y que tenemos una relación lo suficientemente importante como para que vaya a perder unos minutos en cumplir con los trámites”. Toda interacción empieza por reconocer la existencia de la otra parte que interviene y el saludo no sólo reconoce su existencia de forma objetivo sino que implica la importancia suficiente como para crear una interacción real más allá de cruzarse en la calle. Implica que existe un vínculo: compañeras de trabajo, vecinas, amigas de amigas, lo que sea. Probablemente no sea un vínculo muy profundo en base a toda la interacción, pero si que es uno lo suficientemente importante como para que haya que cuidarlo.

Segundo, no se dice nada pero realmente se dice mucho. Cuando alguien pregunta “¿qué tal?” está creando una interacción con mucho potencial: ¿qué será lo que el otro responda? Porque las preguntas tienen poder y exigen una respuesta de un modo u otro (aunque sea ignorarlas), de modo que ante un “¿qué tal?” la persona responderá normalmente con la cosa más importante para ella en ese momento que esté dispuesta a compartir.

interaccion 2Esos dos elementos son centrales en toda interacción. Primero, la identidad de las personas: qué les importa, por qué hacen lo qué hacen, cómo sienten, qué viven, etc. Pero, sobretodo, el círculo de intimidad y confianza que existe. Si le preguntas a un desconocido de buenas a primeras una pregunta profunda y personal como “¿Qué tal?” es probable que no te responda, o que te de un genérico “bien” o “tirando” o lo que sea. Sin embargo, si se lo preguntas a una amiga de verdad, es probable que te hable de lo que la preocupa, los problemas con su pareja, sus dudas en la vida o sus éxitos recientes.

Así, “¿qué tal?” (como toda pregunta) es una puerta al interior de la otra persona, una puerta que se abre en distinto grado según la intimidad de ambas personas. En el caso de la interacción de arriba, A le dice que aún le duele el ojo, B que está paseando al perro. Son dos constataciones obvias (“aún me duele” implica que lleva un tiempo y que la otra persona lo sabe y el perro se ve claramente que ha salido a pasear con su correa y demás) pero que dicen una verdad muy profunda: para nuestro grado de conocimiento mutuo, todo sigue como siempre. El mundo sigue girando, nuestra interacción futura no necesita actualizarse, todo sigue en su sitio.

Cuando B intenta crear una interacción más compleja al comenzar a compartir sus opiniones sobre el dolor de ojo, A (que probablemente va cansada y con ganas de escapar del calor y regresar a casa, no perder el tiempo con charlas en el parque) la interrumpe educadamente para preguntarle qué tal está la otra. No sólo busca constatar que el vínculo sigue igual que estaba, sino que cumple la última característica principal de toda interacción: la reciprocidad.

Desde que una reconoce a la otra y viceversa se crea un vínculo bidireccional (sino, una habría saludado y la otra habría seguido caminando, y probablemente después eso sería motivo de comentario con otras personas “la saludé y ni me devolvió el saludo” señal de que el vínculo no es recíproco, o al menos no su importancia). Pero, en este caso, el vínculo si ha sido bidireccional: ambas se han saludado y han hablado.

Como B tiene prisa quiere acabar la interacción cuanto antes, pero no puede hacerlo cuando quiera: para mantener el vínculo de cara al futuro hay que cumplir con la reciprocidad. Si hablamos del tiempo, ambos daremos nuestra opinión, si me intereso por ti tú te interesarás por mi, etc. Si no se diera una reciprocidad perfecta probablemente la relación sería muy diferente.

¿Por qué? Porque cuando no hay reciprocidad perfecta la interacción es mucho más compleja. Primero, porque implica muchas veces una diferencia de poder (si mi jefe me dice que haga algo, yo no cojo luego y le respondo que él haga otra cosa), una diferencia de percepciones sobre la relación que une a ambas personas, etc.

hola-secoEl mejor ejemplo es esta imagen. En ella la persona de la izquierda establece una interacción informal con la otra, amigable y alegre, con carita y muchas “aaaaas”. La otra responde formalmente, rompiendo el ambiente/entorno que la otra quería crear. Ambas llegan con expectativas y relación diferente a la interacción y se produce un choque entre ambas que debe ser resuelto de un modo u otro a la hora de establecer cómo es la relación entre ambas (en este caso, con la broma/ironía final de la chica de la derecha). Pero no hay reciprocidad: la persona de la izquierda quería una conversación más afable y la de la derecha le responde cerrando la conversación y, cuando la izquierda saca a relucir la sequedad/cierre de interacción de la otra es cuando la de la derecha hace una broma para quitarle hierro al asunto.

Eso es lo que pasa cuando se rompe la reciprocidad, de un modo u otro el vínculo ha sufrido un daño si se supone que es un vínculo de igualdad (amigos, pareja, vecinos, etc.) o se reconoce que el vínculo es de otro tipo (poder, etc.) o se produce una confrontación porque hay interpretaciones diferentes de ese lazo. La interacción, de un modo u otro, debe establecer cual es el vínculo de cara al futuro, para que ambas partes sepan cual es el lugar que ocupan en esta y otras interacciones.

De hecho, existen muchos términos en castellano para estos hechos. A una persona que te cierra una interacción con sequedad a menudo se la llama “borde”; entablar una interacción con un desconocido suele empezar por “romper el hielo” (osea, romper la barrera que separa a ambos y crear un vínculo). Incluso se formalizan formas de interacción que respetan esa igualdad (dar la mano en un saludo, por ejemplo) y, cuando se construyen rituales desiguales se habla de discriminación positiva o negativa: como en el hecho de que a los chicos se les salude dando la mano y a las chicas con dos besos, un trato desigual que ya establece una relación diferente de base, más distante con los chicos (que deben ser duros, fríos y racionales) y más cercana con las chicas (emocionales, vulnerables y dulces) y, con ello, se construyen todos los roles asociados a ambos géneros.

Así pues, en tan pocas palabras como intercambiaron A y B se ha dicho mucho y muy significativo para ambas. Se han dicho que se conocen, que se importan lo suficiente y que tienen un trato en pie de igualdad que se mantiene siguiendo la dinámica del pasado hacia el futuro. Que la vida sigue y ambas están de acuerdo con el lugar que ocupan en la interacción que tienen la una con la otra. Y que ya se verán la próxima vez (sea por ganas o por cumplir) que ahora tienen otras cosas que hacer, pero que el vínculo se mantiene aunque no se importen tanto como para tomarse un café juntas y hablar de lo que de verdad sienten.

Es así que, incluso en las cosas más pequeñas, la vida en sociedad es mucho más rica de lo que puede parecer a simple vista.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de esta interacción? ¿Y en general?

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: