Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Certificado por la ANECA!

July 23rd, 2021

Lo más probable es que, si estás leyendo esto, te importe más bien poco. Sin embargo, es algo que me lleva pesando tanto tiempo encima, me ha comido tanto la cabeza y me ha jodido tanto, que ahora que finalmente tengo la certificación de ayudante doctor, tengo que gritarlo a los cuatro vientos. ¡Al fin, tras años, lo he conseguido!

Ahora a seguir el complicado viaje que es ser profesor universitario, pero al menos ahora puedo entrar por la siguiente puerta. A ver si hay suerte ahora consiguiendo plaza…

Entendiendo la plusvalía

June 4th, 2021
Imagen de un taller gremial medieval, donde nuestra historia sobre la plusvalía comienza.
Nuestra historia de la plusvalía arranca con los antiguos talleres gremiales.

Plusvalía es un término originalmente acuñado y extendido por Karl Marx, a lo largo de sus estudios, análisis y críticas del sistema capitalista. Y es que el concepto de la plusvalía es un concepto central en el sistema económico que vivimos, porque de hecho todo se sustenta sobre él. Pero en vez de explicarlo en detalle desde un punto de vista sesudo, lo que voy a hacer es contaros una historia “totalmente ficticia” para que sirva para que veáis el modo en que se originó y gestó la plusvalía y cómo ha ido evolucionando en el tiempo hasta llegar a ser el monstruo que es.

Nuestra historia arranca hace mucho tiempo, en uno de los talleres gremiales de finales de la Edad Media o quizas a comienzos del Renacimiento. En ese taller encontramos a los primeros protagonistas, la familia del maestro constructor de sillas y su hijos, que son sus aprendices. Van al mercado de su ciudad y se gastan 10$ en comprar materiales, principalmente madera así como clavos y alguna herramienta. Llegan a casa y dedican 1 día de trabajo a esos materiales, transformándolos en una silla. Así que la llevan al mercado donde convencen a alguien de que su silla es algo que solo ellos pueden fabricar, de modo que la persona está dispuesta a pagar 50$ por esa silla.

¡Y voilá, magia! A través de un día de trabajo y una inversión inicial en materias primas, el taller gremial ha generado un valor añadido de 40 $ que se transforman en sus beneficios. Esta es la plusvalía, al fin y al cabo, literalmente se traduce algo así como “más valor”. Así que, colorín colorado, nuestro cuento se ha acabado, ¿o quizás no?

Avanzamos un poco el tiempo al periodo de comienzos de la Revolución Industrial y veremos aparecer a otro de los protagonistas de nuestra historia, quizás podríamos decir que nuestro villano: el burgués, que hoy llamaríamos empresario. Él no tiene una gran capacidad de trabajo o unas habilidades para transformar cosas y generar valor, como tiene el maestro gremial, pero tiene una cosa muy importante: capital. Y va a usar ese capital para entrar en el juego.

De modo que hace lo siguiente: empieza él a comprar las materias primas, pagando los 10$ que cuestan. Y busca a gente con habilidad para transformarlas en sillas pero que no pertenecen a un taller gremial y les dice: me da igual que la silla se venda o no, no os tenéis que preocupar de eso, yo os daré un salario de 10$ al día. Alguna le gente le dice que sí y surge la función del trabajo asalariado, que se basa en que los operarios y trabajadores no son dueños de los medios de producción, solo una pieza de los mismos. Ellos ofrecen su trabajo transformador a cambio de esa paga. ¿Qué significa esto? Que el empresario paga 10$ de materiales, 10$ del salario de un operario y a lo largo de 1 día ese operario genera una silla, que luego vende el empresario por 50$, quedándose con un beneficio de 30$ para si mismo sin haber hecho realmente ningún trabajo transformativo, simplemente apropiándose del trabajo de aquellos que son sus asalariados.

Imagen de un taller de principios del siglo XVIII.
Surgimiento de los primeros talleres masivos, a principios del siglo XVIII, y el aumento de la plusvalía.

El cálculo siguiente para el empresario es fácil: invirtiendo 20$ obtiene unos beneficios de 50$ por cada día de trabajo y por cada trabajador. Y es que la plusvalía siempre es una proporción de la cantidad de trabajo que requiere generar ese aumento de valor. Pero claro, si invirtiendo 20$ pago mi inversion y tengo 30$ de beneficio, ¿por qué limitarme a un empleado? Y así, el pequeño taller gremial se ve sustituido por las primeras fábricas, donde el empresario invierte 100$ en materiales, paga 100$ a diez trabajadores, y fabrica 10 sillas al día, que luego vende en el mercado a 500$. ¡Beneficios!

Pero claro, todo eso implica que la gente prefiere la silla de la fábrica a la silla del taller gremial, y no hay ninguna razón para que eso sea así. De modo que el empresario va al proveedor de su materia prima y le negocia que, como compra cantidades mucho más grandes, le haga un descuento en el precio total. De modo que para las 10 sillas en realidad solo paga 80$ en materiales. Y luego en el mercado, sus sillas las vende a 40$ en vez de a 50$. En esto ha perdido beneficios (40 de ganancia – 8 de materiales – 10 de mano de obra = 22 de beneficios). ¿Por qué lo hace? Porque eso saca del negocio a los talleres gremiales, que no pueden competir a precios con la producción de la fábrica, que saca adelante mucha producción a menor coste, de modo que la gente prefiere comprar las sillas a 40$ que a 50$. Y con esto, se inventa la tendencia acaparadora de las empresas, que buscan hundir a la competencia en su intento de tener un monopolio. ¡Más beneficios!

Imagen de una fábrica de principios del siglo XX.
Y con el siglo XX llega la producción en cadena y la automatización, ¡una revolución para la plusvalía!

Pero comienza la revolución industrial, y con ello llegan las fábricas con producción maquinizada y en serie. Esto hace que el empresario esté dispuesto a invertir 100$ en total para llenar su fábrica con las nuevas herramientas disponibles, porque sabe que esto consigue que sus trabajadores sean más productivos. De este modo, cada día de trabajo, los trabajadores fabrican 2 sillas en vez de 1, pero siguen teniendo el mismo sueldo. De modo que el margen de beneficio aumenta (2 sillas cuestan 16$ en materiales, 10$ en mano de obra, una pequeña parte de la inversión en maquinaria = y dan 80$ al ser llevadas al mercado). De este modo, cuanto más aumente la productividad de los trabajadores, más crece la plusvalía que generan. ¡Capitalismo!

El surgimiento de las fábricas lleva a que mucha gente abandone el campo y se mude a las ciudades buscando trabajo. Y realmente, para operar una fábrica del siglo XVIII no hacen falta todos los conocimientos que tenía un artesano de las sillas, solo hay que saber mover una fábrica o hacer una tarea sencilla. Así que llega mucha mano de obra que no tiene dinero para invertir, habilidades especiales y sigue necesitando vivir. De modo que el empresario dice que solo está dispuesto a pagar 6$ de sueldo a sus trabajadores, que trabajarán más horas y sin ningún tipo de protección social. Habrá muchos que se nieguen, pero como hay tantos buscando trabajo, siempre hay el suficiente número como para que la fábrica tenga su plantilla llena… y el margen de beneficios ha aumentado, porque ya no se paga esa habilidad especial del artesano, su valor es simplemente como una pieza más e intercambiable de la maquinaria. Una vez más la plusvalía aumenta, porque los costes de producción (en mano de obra) se han reducido, igual que se redujeron en el pasado al comprar al por mayor. ¡Progreso!

Pero la lucha por conseguir mayores beneficios no acaba ahí, porque los operarios se resienten, organizan sindicatos y negocian una mejora de sus condiciones laborales, horas de trabajo menores, etc. Así que llega la automatización, cuando podemos empezar a sustituir a los trabajadores por máquinas que hacen sus labores, como los robots de una fábrica de coches. Esto permite hacer el mismo trabajo con menos gente, de modo que aumenta la productividad, ¡y con ello la plusvalía! Por supuesto, hará falta contratar a un técnico o ingeniero (a menudo con mayor sueldo que los operarios) para vigilar que las máquinas funcionen bien, programarlas y demás, pero la cantidad de mano de obra que se ahorra la empresa hace que el ahorro general sea mayor que el coste de ese trabajador especializado.

Y entonces, con los nuevos medios de comunicación, se inventa el marketing. Y a través de él, se convence a la gente de que la silla, por la que pagaban 40$, ahora vale 80$ porque es una silla de marca, es especial. Así surgen las “sillas” Nike, o Iphone, o la marca que queráis, que no necesariamente son mejores que las alternativas, solo tienen un logo que va asociado a status, respeto, etc. Claro que eso implica añadir 10$ de coste a la producción en un equipo de marketing, pero una vez más, como hemos aumentado la plusvalía (la diferencia entre lo que la gente paga y lo que el coste de producción ha sido) sigue valiendo la pena. Además, sirve para diferenciarnos de las otras fábricas de sillas, de modo que la gente compre nuestras sillas y no las de la competencia.

Imagen de una fábrica actual, automatizada y con pocos trabajadores.
Y así, la plusvalía llega a su máximo exponente con el modelo actual capitalista.

Y así llegamos más o menos al presente en nuestra historia. La plusvalía actual se basa en que una serie de personas invierten una cantidad relativamente pequeña de dinero en materiales, mano de obra y procesos de aumento de la productividad, y a cambio se quedan con todos los beneficios de esa venta. ¡Y no hemos añadido las complejidades ajenas a la fórmula como la contabilidad creativa, la evasión de impuestos, o el mercado financiero! Simplemente en el acto de generar riqueza, el hecho de que lo que se produce no es propiedad de los que lo fabrican sino del dueño de los medios de producción (en términos marxistas) hace que surja una clase cuyo beneficio se basa en una única cosa: la explotación de los demás.

Así, para aumentar los beneficios de una empresa, esta puede hacer tres cosas: reducir el coste de los materiales que paga; reducir el sueldo de sus empleados; o bien, aumentar la productividad de los mismos. ¡Y lo bueno es que no son excluyentes! Obviamente, también puede subir su precio en el mercado, como en el ejemplo del marketing, pero eso puede ser arriesgado si hace que la gente se vaya a la competencia (por ejemplo, los productos de marca blanca de un supermercado).

De este modo, Jeff Bezos o cualquier otro millonario no tienen ninguna capacidad o virtud especial o única a la hora de crear trabajo, o inventar cosas nuevas. Lo que importa, lo que realmente tienen, es un capital que pueden traducir en un sistema para transformar el trabajo de los demás en beneficios propios, un sistema donde cuanto más exploten a esos trabajadores más yates podrán comprarse, porque con todo esto se han convertido en los dueños de la plusvalía con la que se construye el sistema económico capitalista. Y así tenemos grandes corporaciones, con enormes prácticas monopolísticas, que tienen un valor mayor que el PIB de muchos países, que concentran una enorme proporción de la riqueza y hacen todo lo posible por corromper a los poderes que estaban creados para controlarlas: tanto los partidos políticos (¡hola, puertas giratorias que llevan al consejo de Endesa!), como los sindicatos (hora de financiar su actividad para que ellos también acepten su “lugar en el mundo”), como cualquier otro actor que busque ponerles riendas.

Por supuesto, no siempre tienen éxito porque los otros sistemas no siempre son tan manipulables y, a menudo, cosas como la opinión pública juegan un papel importante. Por ejemplo, el crecimiento del ecologismo como ideología ha llevado al surgimiento de impuestos y leyes que obligan a que las empresas inviertan en contaminar menos, por ejemplo. Pero lo bonito del mercado capitalista es que esto rápidamente es una oportunidad de negocio. Surgirán empresas que se dedican a poner filtros ecológicos en las chimeneas de las fábricas, por ejemplo, mientras que otras empresas añadirán el valor de ser ecológicas en sus campañas de marketing y sus etiquetas, como manera de aumentar sus compradores o fidelizarlos. Así que, al final, se haga lo que se haga, mientras no se les quite el control de la plusvalía, el resultado es que las empresas y los empresarios salen ganando… a costa de todos los demás.

Costán Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de la plusvalía?

¿Cómo referenciar bibliografía?

May 22nd, 2021

Tras dos carreras y un doctorado, me di cuenta que nunca me habían enseñado a referenciar bibliografía en ninguna de ellas y, sin embargo, se esperaba que mágicamente supiese hacerlo. Así que, en su momento, hicimos un taller en la Universidad Complutense en la que expliqué a los asistentes cómo se hace el referenciado de bibliografía tanto para las carreras como para doctorados o trabajos académicos posteriores. Sin embargo, el video original se perdió en el tiempo y el espacio, y no ha sido hasta ahora que he recuperado el guión de aquella presentación y me he puesto a grabarla de nuevo, en este caso ya como un taller desde mi casa. Espero que os sea útil a los que aquí estéis, allá donde lo vayáis a usar.

Nuevas formas de comunicación a través de la narrativa en tiempo real

April 25th, 2021

Hoy comparto con vosotros la conferencia que hemos dado Marta Fernández, Héctor Puente y yo en el Congreso Internacional: Comunicación y Pensamiento. Si bien yo no salgo en el video, porque mi trabajo en este caso es detrás de las cámaras, creo que a algunos os puede interesar esta aproximación al tema de cómo las nuevas tecnologías que se están desarrollando permiten nuevas formas de manejar la narrativa en tiempo real en series, videojuegos y otros productos culturales. Espero pronto poder compartir con vosotros la versión en texto, en vez de video, que vamos a publicar en el congreso, en la que esperamos poder meternos más en profundidad en estos temas y sus implicaciones culturales y sociales.

Y tú, ¿qué opinas de las opciones que las nuevas formas de comunicación ofrecen a la narrativa en tiempo real?

¿Qué es la sociología?

March 21st, 2021
Imagen que muestra una lupa estudiando a un grupo de gente, mostrando así como la sociología nos estudia a todos como conjuntos sociales.
¿Qué es la sociología? Es el estudio de quienes somos todos nosotros juntos.

¿Qué es poesía?, dices mientras clavas
en mi pupila tu pupila azul.
¿Qué es poesía? ¿Y tú me lo preguntas?
Poesía… eres tú.

Gustavo Adolfo Becquer

Curiosamente, las palabras que Becquer dedicó a la poesía son perfectamente válidas para la sociología. Sociología eres tu, y soy yo, y tus vecinos, y muchas más cosas. Hace 14 años, la andadura del blog comenzaba con esta misma pregunta, y ahora, tantos años después, voy a volver a enfrentarme a ella, pero lo voy a hacer desde una perspectiva nueva, espero que algo más sabia, fruto de muchos años lidiando con esta cuestión. ¿Qué es la sociología? Bueno, veamos qué revela tu pupila azul…

La definición más clásica de la sociología sería algo así como “la disciplina científica encargada de estudiar la sociedad”. Y, sin duda, es cierto. Pero cuando tratamos de ir más allá de esa definición tan somera, acaba habiendo tantas respuestas como sociólogos a los que preguntes, incluso más. Victor Sanz por ejemplo hizo una buena respuesta al respecto en su canal de Youtube. Y yo mismo, en mi versión del pasado, respondía a “qué es la sociología” básicamente enfrentándome a la pregunta desde el punto de vista de “qué hace la sociología”, algo que tiempo después revisité cuando hice el post sobre salidas profesionales de la misma.

La Emergencia del Campo Interestatal

March 21st, 2021
Esfera de hecha con las banderas del mundo, que ejemplifica cómo la emergencia del campo interestatal cambia a todos los países.
La emergencia del campo interestatal es un proceso que cambia el modo en que funciona el planeta entero.

Por cambios en la vida he descubierto que el link original a este artículo había dejado de funcionar, y siendo el primer artículo que publiqué en su momento en una revista científica, le tengo especial cariño. Así que lo he subido de nuevo a Academia pero con el contenido completo de La Emergencia del Campo Interestatal para que, en caso de que la página de La Balsa de Piedra siga caída, el artículo se pueda leer.

En cuanto al tema del que trata, La Emergencia del Campo Interestatal es un artículo que resume la idea central de la que fue mi tesis: la idea de que, ante nuestros ojos, está emergiendo un campo de relaciones políticas globales donde distintos actores actúan y toman posiciones. Fue publicado originalmente en 2013 con lo cual algunas de las cosas hoy en día habría que actualizarlas un poco, pero buena parte de los temas tratados siguen igual de vigentes hoy que entonces, especialmente tras avivarse con debates como la crisis sanitaria actual que vive el mundo, o el reciente Brexit. ¡Espero que os sea interesante!

Link en Academia

Link original de la revista La Balsa de Piedra (actualmente no funciona)

Costan Sequeiros Bruna

Y tú, ¿qué opinas de la emergencia del campo interestatal?

El segundo impeachment a Trump

February 14th, 2021
El proceso de impeachment a Trump empezó con su aprobación en el Congreso.
El proceso de impeachment a Trump empezó con su aprobación en el Congreso.

El Senado norteamericano acaba de cerrar el segundo impeachment a Trump, una especie de moción de censura a la americana, y su historia es relevante para algunas de las cosas de las que hablamos en este blog, y tiene implicaciones más amplias que son interesantes. Por eso, vamos a echarle un ojo, en relación además con un post que escribí en otoño acerca del modo en que mueren las democracias, que es particularmente relevante ya que, aunque la norteamericana sobrevivió a Trump (al menos de momento) estos eventos ilustran un proceso peligroso que se puede dar en cualquier democracia y en cualquier momento, y para el cual ya tenemos otros exponentes como Bolsonaro en Brasil.

Os voy a contar toda la historia, resumida, del impeachment para aquellos que puedan no estar familiarizados con ella y lo que llevó a que tuviera lugar. Aquellos que si lo estéis podéis saltar directamente a la sección de Consecuencias.

The Comey Rule (La Ley de Comey)

February 4th, 2021
The Comey Rule nos introduce en un interesante momento histórico de EEUU.
The Comey Rule nos introduce en un interesante momento histórico de EEUU.

The Comey Rule nos cuenta la historia de James Comey, quien fue director del FBI desde el comienzo de la presidencia de Obama hasta principios de la de Trump. Si bien su historia se centra especialmente en el periodo de la investigación de los emails de Hillary Clinton y cómo eso influyó en las elecciones de 2016 que harían que Trump ganase, el centro de la serie es una discusión muy interesante sobre la ley, el respeto, la interferencia rusa en las elecciones, etc. Para contar esta historia, que en el fondo tiene pocos “hechos interesantes” a nivel cinematográfico, pocos momentos épicos y que además cubre largos periodos de tiempo, especialmente el último año de Comey en el FBI, la serie se sostiene durante sus cuatro horas en un conjunto de actores que están simplemente soberbios, en una puesta en escena muy trabajada y en un papel suave pero apropiado de la música. Todo esto hace que nos metamos de lleno en lo que nos está narrando, y nos deja espacio a cada uno para llegar a nuestras propias conclusiones.

Y es que, en este sentido, The Comey Rule pone sobre la mesa muchas cuestiones importantes no solo para entender ese momento histórico sino para todas las sociedades del mundo. El primero de cuyos puntos, quizás el más importante, es la cuestión de los valores. Comey sale descrito como la clase de persona que tiene unos valores muy fuertes (la independencia del FBI, el deber de proteger a los ciudadanos, hacer lo correcto…) que guían sus acciones y las de la institución a su cargo durante el tiempo que en ella está. Y, durante buena parte de ese tiempo, esos valores son eficaces en granjearle el apoyo de los miembros del FBI e incluso del Presidente Obama.

Sin embargo, el centro de la historia surge porque, en realidad, en el mundo moderno los valores normalmente chocan contra la eficacia política. La cuestión de los emails es uno de los momentos que mejor lo reflejan: todos en el FBI saben que es un mal asunto meterse a investigarlo, que es una bomba que no se puede manejar bien dentro del plazo de unas elecciones que ya están en marcha. Es, a nivel objetivo, un error estratégico… y, sin embargo, es lo correcto. La política es la base sobre la que se construye el mundo en el que vivimos, es mucho más que simplemente las instituciones de gobierno, y buena parte del territorio político es un territorio ideológico donde los valores se enfrentan entre si por alcanzar una hegemonía en la ideología de una sociedad (es la base del funcionamiento de la sociedad civil).

Cyberpunk 2077

January 25th, 2021
Cyberpunk 2077 es un juego que vale la pena experimentar y reflexionar sobre el mundo que nos describe.
Cyberpunk 2077 es un juego que vale la pena experimentar y reflexionar sobre el mundo que nos describe.

Cyberpunk 2077 es probablemente el mejor juego de rol al que he jugado en mi vida, y van muchísimos, con una narrativa muy cuidada, una construcción de personajes brutal, muchos sistemas roleros que permiten distintos desarrollos para el personaje, muchísimas quests muy bien hechas, etc. Tiene bugs, sin duda, pero no quitan de lo buena que es la experiencia y explorar todos los temas que aborda el juego que justo, es lo que aquí nos ocupa.

Y es que ya en el pasado había escrito sobre cómo el cyberpunk como género distópico habla de muchos de los problemas que nos vamos a encontrar, probablemente, en el mundo que se nos viene encima. Y todos estos temas se encuentran perfectamente reflejados en la construcción del mundo de Cybperunk 2077, cuando hacen referencia a cosas como el cambio climático, la desaparición de buena parte de la fauna, la contaminación de las aguas, y muchos otros riesgos que hoy en día vemos cada vez más cercanos.

Uno de sus discursos principales, como suele ocurrir en todo el género, es en torno al papel del neoliberalismo económico llevado a sus últimas consecuencias. En el universo de Cyberpunk 2077 encontramos que el gobierno ha sido reducido a su mínima expresión, hasta el extremo de que Estados Unidos se ha partido y Night City se ha convertido en una ciudad independiente. El único ámbito político (en el sentido institucional de la palabra) que encontramos en su historia es relativa a las elecciones a alcalde, pero incluso esa trama rápidamente nos muestra que los que tiran de los hilos de los políticos son las grandes corporaciones.

Orwell: vigilancia en la sociedad del siglo XXI

January 20th, 2021
Orwell nos plantea el debate entre vigilancia y libertad en la sociedad moderna.
Orwell nos plantea el debate entre vigilancia y libertad en la sociedad moderna.

Orwell es, sin duda, un videojuego muy interesante. El punto de partida es que nos contratan como investigadores en La Nación para resolver unos atentados que tienen lugar en nuestro primer día y para ello ponen a nuestra disposición el programa Orwell. Este lo que hace, básicamente, es acceder a las redes sociales, páginas webs, y otros elementos digitales para extraer información, hacer perfiles y agregarlos. Al hacer esto, vamos juntando las pistas de lo que está ocurriendo, y avanzamos una historia que se va desarrollando con cada día de juego ante nuestros ojos. Es un juego cortito, de hecho da la sensación de que se acaba cuando está llegando a su mejor momento, que con su peculiar estética consigue transmitir muy bien las sensaciones de que estamos observando una sociedad real desde un panóptico digital.

Pero desde un punto de vista social, del mensaje, el desarrollo de Orwell va mucho más allá de la investigación de los atentados, para ser una muy interesante reflexión sobre varios puntos centrales de nuestro mundo actual: el dilema que enfrenta vigilancia e intimidad, y el que se refiere a libertad y seguridad.

El paso del tiempo histórico

January 2nd, 2021
El tiempo historico es muy diferente al tiempo como lo vivimos las personas.

A priori, el tiempo es una magnitud objetiva que podemos contrastar simplemente mirando un reloj. Tic, tac, un segundo dura exactamente un segundo, y una hora lo que corresponde a sesenta minutos. Así, mientras nos mantengamos lejos de las naves espaciales, la velocidad luz y todas las cosas que la teoría de la relatividad demuestra que distorsionan el tiempo, podemos más o menos confiar en la predictabilidad del mismo.

Sin embargo, la realidad es que, aunque es una magnitud física muy previsible, no la vivimos de un modo tan claro y objetivo. Al contrario, la experiencia del tiempo es extremadamente subjetiva, así si nos divertimos el tiempo pasa muy rápido y si nos aburrimos lo hace despacio. No vivimos el tiempo como es, sino como lo sentimos, lo cual por ejemplo es muy visible cuando llega el solo de guitarra de una canción de rock, que da la sensación de que la canción es más rápida cuando no es el caso sino que simplemente se están dando más notas dentro de cada compás, no se ha alterado el tempo.

Esta percepción subjetiva del tiempo ha ido cambiando con las épocas. No se percibía y sentía igual el tiempo, por ejemplo, en la antigua Grecia (cuando creían que el tiempo era circular y no lineal) o en la Edad Media (cuando pensaban que el tiempo no cambiaba, simplemente llegaría algún día el fin del mundo). Al fin y al cabo, la misma idea de progreso social, la noción de trabajar en el presente para construir un futuro mejor, es un invento de la Ilustración, así que no tiene ni 500 años.

Tribulaciones de la Clase Ociosa

Un blog de sociología y ciencia política donde revisar el funcionamiento de la sociedad, las noticias de actualidad española e internacional, así como el análisis de las múltiples dimensiones de eso que llamamos sociedad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
%d bloggers like this: